En estas fechas el historiador griego Epaminondas realiza su ronda de felicitaciones. Sin embargo, ha notado que ser políticamente correcto es un problema. Felicitar en general una fiesta religiosa de una religión concreta parece que no es adecuado para algunas personas. Es como si la percepción social en algunos círculos hubiera cambiado, y lo que antes era normal ahora no está del todo bien visto.

El tradicional "Feliz Navidad" ha decaído. Se cuestiona incluso la instalación de los tradicionales belenes en algunos lugares donde eran habituales. A Epaminondas no le importa que le deseen felicidad en cualquier fecha del año donde se celebre algo importante para cualquier otra religión, porque piensa que desear felicidad siempre es algo bueno, y no debe depender de cuestiones religiosas. Por ejemplo, algo tan bonito como ilusionar a niños y niñas con los Reyes Magos, Papá Noel o Santa Claus, aunque tenga un origen religioso, no concibe que pueda ser ofensivo para nadie.

Empaminondas entonces pensó en que solo podría felicitar el Año Nuevo, pero pronto se dio cuenta de que tampoco sería correcto. El próximo Año Nuevo 2021 corresponde con la numeración cristiana, y cada religión no solo tiene su cómputo de años, sino también un día de año nuevo diferente.

Por eso Epaminondas ha decidido para este año desear un Feliz Cadismo, desde su convencimiento de que el ser humano es cadista porque tiene una impronta genética amarilla y azul, aunque haya personas que todavía no se hayan dado cuenta. Sabe que el Cadismo es una religión, pero también que es una religión universal compatible con cualquier otra.

Así que Epaminondas les desea, desde estas líneas y para toda la temporada, Feliz Cadismo con mucha salud en libertad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios