Análisis

Antonio Morillo Crespo

¡ Fantástico!

Acuento de un árbol genealógico, parentescos lejanos, vía correo electrónico, contacté con don Teodoro Roca Cortés, catedrático de Astronomía de la Universidad de la Laguna e investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias, y aprovechando que el río Barbate pasa por Vejer (siempre no vamos a decir el Pisuerga por Valladolid) le pregunté algo que siempre me ha intrigado: "Existiendo millones de galaxias y cada una con millones de estrellas y éstas con millones de planetas, es lógico pensar y debe ser cosa cierta matemáticamente hablando, que existan millones de planetas como la Tierra y por ende millones de planetas con seres como o diferentes a nosotros"

Y muy amablemente me contestó : "En el universo conocido (observado) creemos ( inferencia estadística) que hay aproximadamente 10.000 millones de galaxias, cada una con mil millones de estrellas y en promedio cada estrella con un planeta. Pero por ahora hemos encontrado solamente 3.633. De las probabilidades es más difícil de demostrar. Probablemente existirán miles de millones de planetas como la Tierra, pero solamente hemos encontrado unas docenas, de momento. Es más complejo que sean como la Tierra y que tengan seres como nosotros, ya que la evolución de la vida en la Tierra se basa en la ley de Darwin (mutaciones y selección) y no sabemos que sea universal (aunque es probable). Los tiempos de la evolución de la vida son muy largos y nosotros aparecimos hace muy muy poco tiempo, con lo que encontrar planetas como la Tierra con vida como la conocemos aquí, va a ser muchísimo más difícil y comunicarnos con ellos/as imposible"

Nada más llegar a casa me fui a la azotea a contemplar el firmamento. Sólo vi nuestra galaxia y me emborraché de estrellas y de inmensidades. Allá arriba habrá millones de seres como el menda y hasta quizás habrá alguno que esté mirando como yo el firmamento. Jamás sabremos de ellos y sin embargo allí están… Es hermoso contemplar tanta grandeza desde nuestra pequeñez. Y mirando, elucubrar y soñar… y de paso relativizar nuestra historia, nuestras angustias y vicisitudes.

P.D. Los musulmanes, ante cualquier asombro, siempre suelen decir ¡Alá es grande! ¿Qué significado puede tener esa inmensidad tan maravillosa? Tienen razón ¡Dios es grande! Hay que mirar hacia arriba, para saber andar por abajo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios