La verdad es que al Carnaval de Cádiz nadie se lo toma en serio. Ni siquiera cuando van a darle alguna distinción o reconocimiento.

Recientemente leímos que el Gobierno había concedido la Medalla de las Bellas Artes al Carnaval de Cádiz. Pero pronto pudimos comprobar que la Medalla había sido otorgada a la Federación de Peñas del Carnaval, institución que debe ser muy respetable, pero que no existe ni ha existido nunca.

También comprobamos que esa Medalla se concedía sin que nadie supiera quién había iniciado o tramitado el expediente. Es decir, que apareció en la mesa del Gobierno por arte de magia y sin cumplir con los necesarios trámites administrativos.

Pero aquí, en esta querida ciudad, todos los piropos nos saben a gloria. Aquí llega un fulano, coge un micrófono y dice que los gaditanos son todos unos artistas geniales, unos seres privilegiados y excepcionalmente dotados para el Arte y la Gracia. Y nos quedamos encantados, con la boca abierta, y como el fulano se despiste lo cogemos en hombros y lo llevamos por la Viña a tomar unos vasitos.

Eso sí, con cuidado a la hora de soltar el dinerito, que no somos ningún primavera. Que pague el Ayuntamiento, la Junta de Andalucía o alguna que otra Caja de Ahorro.

Hay que admitirlo. Nos dan coba y nos faltan al respeto. Esa es la única verdad. Ni Bellas Artes, ni Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ni Museo del Carnaval.

Nati de nati.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios