Hace días presumía un padre en una peluquería de que había comprado una tele para el cuarto de su único hijo con el fin de que no le diera la lata cuando él llegaba de trabajar. Al parecer al padre no le agradaban los dibujos infantiles ni al pequeño los deportes.

No quise preguntarle dónde tenía matriculado al pequeño porque dará absolutamente igual el nombre del colegio o su carácter público, concertado o privado.

Lo que está gestándose en esa casa y el futuro del hijo no dependerá del tipo de centro. Los centros escolares harán lo que puedan en cuanto a su formación, pero la educación la enseñan en casa los padres que la conocen, claro.

Hay un sector de padres que aspiran a que el hijo tenga de todo. Otros que optan por la apología de la felicidad.

¿Qué es la felicidad? Porque ese concepto también depende de los objetivos que nos propongamos.Ser feliz no es tener de todo ni vivir en ese mundo simple y blandito que muchos pretenden.

La felicidad de un niño o un adolescente puede estar en superar algún examen difícil. Algo que suponga esfuerzo. Si lo apoyamos desde la casa, puede ser el disfrute de una buena lectura. Es enseñarles a tener amigos y saber comportarse. Es que nos oigan agradecer lo que tenemos y arrancarles la envidia hincada en las entrañas por lo que no. Es plantearse dudas.

Conversar con los hijos y ayudarlos a ser mejores es imposible si se nos cuelan en el salón esos personajes pagados por las televisiones para tener audiencia a cualquier precio.

Largar a un hijo a su dormitorio con su tele tiene muchos nombres. El éxito sociocultural del pequeño no va a depender, por más que insistan, del tipo de centro que, sin duda, hará todo lo que pueda, sino del tipo de familia. Callar voces comprándoles todo es crearles una insatisfacción eterna. Con lo sano que es desear los Reyes.

La satisfacción de los deseos inmediatos infantiles siempre me dio un poco de miedo, igual que los excesos. Además de lo injusto que es, con la que está cayendo

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios