Análisis

juan clavero

Cunetas envenenadas

Ha llegado la primavera de forma espectacular, a la abundancia de agua se suma ahora la de flores. Flores de todos los colores cubren nuestros campos. También las cunetas de las carreteras se tiñen de colores, en una representación en miniatura del vergel de los pastizales. Amarillo y blanco de las margaritas, azul de las borrajas, morado de las viboreras, lila de las malvas, rojo de las amapolas, rojo granate de las zullas… y otras muchas más humildes pero bellísimas, como las multicolores orquídeas. Un disfrute para gente sensible a la belleza de la naturaleza. Desgraciadamente los responsables de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía y del Área de Cooperación Local de la Diputación siguen empeñados en destruir este paisaje primaveral. Ya se ven cunetas secas y ennegrecidas… llegó el glifosato. Una irresponsabilidad con graves consecuencias sobre nuestros paisajes, nuestra biodiversidad y nuestra salud. El glifosato es un herbicida de la multinacional Monsanto que está clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "probablemente cancerígeno", sospechoso de actuar como disruptor endocrino y está incluido en la "lista de plaguicidas altamente peligrosos". Pues nada, cada primavera a envenenar nuestras cunetas; pero está demostrado que lo que echamos a la naturaleza, ésta nos lo devuelve. El glifosato es arrastrado por el agua a arroyos y ríos (es muy tóxico para los organismos acuáticos) y a los acuíferos, de aquí al agua de riego o de abastecimiento… o al mar. O más directamente, como no se anuncia nunca que se ha fumigado, en zonas envenenadas la gente recolecta espárragos o caracoles, y pasta la fauna silvestre y el ganado. Este mismo producto, se usa profusamente en nuestras ciudades; hace unos días cerraban un parque en El Puerto porque habían fumigado con glifosato.

Y lo insólito es que cuando se denuncia el uso del glifosato, tanto desde la Diputación como desde la Junta aseguran que es inocuo. Por eso lo están prohibiendo en países de la UE, en Comunidades autónomas y en muchas ciudades. Yo fumigaba los jardines de estos "irresponsables" públicos con glifosato, incluso aderezaba su ensalada con este herbicida inocuo.

¿Se acuerdan que el DDT y la talidomina eran inocuos? Pues eso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios