Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

La difícil confluencia de dos líneas paralelas

Elecciones municipales. Podemos y Ganar Cádiz encuentran obstáculos para montar una lista común

El alcalde José María González, con Martín Vila en primer plano y David Navarro al fondo. El alcalde José María González, con Martín Vila en primer plano y David Navarro al fondo.

El alcalde José María González, con Martín Vila en primer plano y David Navarro al fondo. / Julio González

Las cuitas

Converger dos líneas paralelas es una tarea imposible. Las similitudes ideológicas hace que sean dos marcas que se mueven en la misma zona de juego. Las diferencias pueden venir con matices, lo que debía hacer que el proceso fuera lo más normal del mundo. Sin embargo, las diferencias personales en unos casos, y en otros la estrategia política hace que en Podemos se vea con recelo la unión con Ganar Cádiz. Los primeros creen que uno más uno muchas veces no suman dos, es decir, dudan que la unión pueda traer más concejales. En Podemos hay numerosas voces que piensan que cada uno haga la batalla por su lado y, después, si hay posibilidades de conformar un gobierno, volver a unirse. Los antecedentes les dicen que la unión nunca ha dado buen resultado.

Ganar, la formación que lidera Martín Vila, sí es consciente de que para ellos lo mejor es ir en una lista conjunta por el riesgo a quedarse en una anécdota presencial en el Pleno municipal.

Sin embargo, es la parte débil en este proceso porque Podemos ostenta la Alcaldía y tiene ocho concejales, el 80% del gobierno municipal. Hace casi cuatro años Martín Vila sacó oro de unas baratijas y consiguió concejalías tan golosas como Urbanismo, Vivienda, Cultura y, sobre todo, la primera tenencia de Alcaldía, lo que le ha permitido ser el alcalde accidental durante muchos días.

A pesar de haber sido socios de gobierno, a Ganar Cádiz le ha faltado tiempo para salir a darle tirones de oreja a sus compañeros cada vez que lo han creído conveniente, algo que ha dejado heridas que algunas siguen sin cicatrizar.

Pero tras todo el planteamiento ideológico, aparece el componente personal. La única certeza es que el alcalde va a seguir siendo el cabeza de lista y que la idea es que haya listas cremallera.

Con la intención inicial por parte de Podemos de renovar gran parte de su lista, con el alcalde van a sobrevivir con casi toda seguridad Ana Fernández y David Navarro, las dos personas que han soportado bajo sus espaldas buena parte de la gestión. Navarro, en especial, ha estado sometido al pelotón de fusilamiento de la oposición un día sí y otro también, lo que le ha originado un desgaste tremendo. Por ese parachoques tanto el afectado como el partido piensan que debe tener su recompensa y eso pasaría por ir en los primeros puestos en la lista. Si hay cremallera, pasaría al tercer puesto.

¿Y dónde quedaría Martín Vila? Muy lejos del segundo puesto que se ha pedido desde Ganar Cádiz. Una de las alternativas que han planteado es que no haya cremallera sino paridad. Tras los dos primeros puestos ocupados por hombres, pasarían dos mujeres. Con esa fórmula se pasaría a David Navarro al quinto lugar.

Y aquí es donde entran las viejas cuitas entre Vila y Navarro. El primero se impuso al segundo en las elecciones para la dirección local de Izquierda Unida hace cinco años en un proceso extraño en el que se tuvo que alargar las fechas de los comicios por supuestos problemas informáticos para el voto de los simpatizantes.El aparato se hizo con el triunfo gracias a esos votos virtuales, pero perdió en el de los militantes. Navarro sigue pensando, al igual que otros muchos, que hubo un pucherazo.

El destino y los votos los unieron en el gobierno de la ciudad, pero esa diferencia ha estado siempre ahí palpable y ahora vuelve a salir a la hora de elaborar una lista. En el camino se ha sumado la salida del representante de Podemos de la presidencia de Emasa, lo que tampoco ha servido para estrechar los lazos.

Para David Navarro, que ha tenido innumerables responsabilidades a lo largo de estos años, sería una afrenta estar detrás de Martín Vila. Este, que siente que lo están llevando al precipicio, tiene otra batalla que va a tener que luchar y es la posición de Eva Tubío, que pueda quedar relegada al décimo puesto, por lo que corre el riesgo de entrar a lo justo o, incluso quedarse fuera, por lo que la confluencia también tendría un gran riesgo para ellos.

Podemos, tal y como antes hemos citado, quería hacer una lista para gobernar y ha tratado de subir en el barco a profesionales de distintos ámbitos y pelaje, entre ellos de la Universidad, para hacer una lista potente. Pero hasta ahora todos esos intentos prácticamente han fracasado y al final la renovación puede venir dada por asesores que han prestado este año servicio al ayuntamiento y que, en algunos casos, han operado casi como concejales.

Las cartas se están repartiendo y ahora quedará por ver quién es el que guarda el as en la manga.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios