Análisis

Tito Valencia

Consorvirus

Creo que lo de la tasa no se ha gestionado bien ni se ha terminado de explicar bien

Andamos todo el mundo preocupados por la amenaza de un virus nuevo que se nos ha colado por la puerta de atrás. Existe preocupación por su propagación y más por las aglomeraciones festivas que se avecinan. Por ahora, cautela y tranquilidad, como nos aconsejan los que entienden de la materia. Hay que reconocer que nuestro país esta haciendo las cosas bien, con una coordinación entre todas las comunidades. Cuando los asuntos los llevan los que entienden de la materia todo debe ir bien. Pero este virus está teniendo también sus efectos para la economía. Y es que los mercados al primer escalofrío que notan, tiemblan.

Y a nosotros, a los isleños, se nos ha colado otro virus. De distinta etiología, con diferentes síntomas y que afectan mas a nuestros bolsillos que a nuestro organismo, aunque el disgusto que nos hemos llevado se ha dejado sentir en el cuerpo. Como sabemos, el virus no tiene tratamiento. Y la tasa de reciclaje consorcial es como un virus, no tiene tratamiento, que es lo mismo que decir que no hay mas solución que pagar.

Al final, después de tantos debates, de tantas polémicas, de tantas promesas, nadie ha resuelto nada y a los ciudadanos no nos toca más que pagar. Sin derecho a otras intervenciones, como siempre. Los ciudadanos hemos empezado a recibir las notificaciones del Consorcio, la mayoría de una manera inadecuada porque no todos tenemos la firma digital para poder ver la notificación. Por consiguiente, qué hacemos, molestarnos y aguantar colas en la oficina de recaudación. Sea culpable el que sea, lo cierto es que es un nuevo impuesto a pagar y los ciudadanos y empresarios están que trinan.

Hay que dejar claro que es una tasa del Consorcio, no es municipal y la de este año la pagará el Ayuntamiento. Pero ésta (dos años) hay que pagarla y se nos dijo que no. Yo creo que no se ha gestionado bien ni se ha terminado de explicar bien.

Porque ya genera dudas y hay que escuchar a la calle para saber el cabreo que existe. Es un impuesto nuevo que se nos dijo que se descontaba de la tasa de la basura, más la subida de impuestos de este año y veremos si no hay recargos por la mala notificación que está haciendo el Consorcio. Al final lo de siempre, pagamos una tasa que nos sigue sonando rara, muy rara.

Además resulta que algunos ayuntamientos están denunciando irregularidades en la gestión de los residuos. Esta vez sí, la oposición está en su sitio y pidiendo explicaciones, aunque algún partido llevaba años llevando esta gestión y, digo yo, que algo sabría o debería saber. Pero la oposición está en su papel de pedir explicaciones y creo que cuando les pide a los colectivos sociales que se pronuncien tiene razón.

Y el gobierno municipal debería explicar qué ha sucedido para no poder cumplir la promesa de evitar que los ciudadanos pagáramos este nuevo impuesto que se creó con un alcalde y hay que pagarlo con otro. Como digo, un nuevo virus que se nos ha colao.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios