Análisis

Javier ANSO

Charles Aznavour

El reciente fallecimiento de Charles Aznavour ha llenado Francia de dolor. Era, como se ha dicho, la voz que ha acompañado a tres generaciones de franceses en sus sueños, sus amores y sus tristezas. Aunque de otra manera, también lo ha hecho con otras muchas personas.

Estos días se han recordado sus canciones. Una de las más emblemáticas, La bohème, empieza con estas palabras: "Os hablo de un tiempo que los menores de veinte años no pueden conocer". Si las recuerdo, es porque eso que hace Aznavour es lo que tenemos que hacer nosotros en la vida: contar a los que han llegado después de nosotros lo que hemos vivido y ellos no. Narrarles lo que ha sucedido antes de su llegada para que puedan conocer así de dónde venimos, se sitúen bien en el presente y se preparen para mejorar el futuro.

Otro francés, André Gide, Premio Nobel de Literatura, decía que cada generación viene con un mensaje a transmitir. Y añadía que a nosotros, además de aportar el nuestro, nos corresponde ayudar a los recién llegados a que puedan transmitir el suyo. Para ello hay que explicarles el mundo en el que están. Esa es nuestra tarea. Luego ellos, en su libre responsabilidad, tendrán que unificar y dar sentido todo lo que ven y experimentan, para construir su propia identidad y su personal concepción del mundo. Pero sin partir de cero. Esa es nuestra tarea como padres y educadores. No dictar vidas ajenas, pero tampoco dejar solos y desorientados a hijos o alumnos. Por el contrario, hay que ayudarles a que adquieran, como se ha dicho, raíces y alas. Solo así podrán pisar firmes en su vida, porque tendrán raíces; y sólo así podrán alzar el vuelo sin ser esclavos ni del pasado ni del presente, porque tendrán alas. Esa es nuestra misión. Y debemos hacerla una y otra vez, aunque nos repitamos si es preciso. Gide decía: "Puesto que no hacen caso, debemos gritar lo mismo todas las mañanas".

Gracias, Charles Aznavour. Descansa en paz, amigo. Tu paso por la vida ha mejorado el mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios