L A anécdota es real. Sucedió hace unos veinte años, en La Habana. Me encontré allí con una amiga madrileña que trabajaba en proyectos de cooperación con Cuba. Me contó que la víspera había asistido a un concierto de Joaquín Sabina -por ahí sería posible precisar el año de este hecho-, y que al final del mismo, llegó Fidel. Terminada la actuación, el Comandante, el cantante y varios amigos se quedaron charlando algunas horas. En un momento dado, Sabina dijo, refiriéndose a mi amiga: "Comandante, esta compañera tiene algunas dudas sobre la Revolución", a lo que Fidel contestó: "¡Y yo también!".

Estos días la inmensa mayoría de los cubanos vive con serena tristeza la muerte de Fidel Castro. Termina una época. La historia pondrá a cada uno en su lugar. También a Fidel. Él ya ha sido acogido por el mismo Padre Misericordioso que nos acogerá a cada uno de nosotros, y que sabemos que sabrá cómo tratarnos. Descanse en paz.

Nadie conoce el futuro de Cuba. Pero yo sí que sé cómo me gustaría que fuese ese futuro. Y para ello, me inspiro en la carta que acaba de publicar Mons. Wilfredo Pino, Obispo de Guantánamo-Baracoa, relatando cómo se han desarrollado las cosas en su diócesis tras el paso del Huracán Mathew.

Dice el Obispo que en anteriores desastres naturales las autoridades civiles no querían que la Iglesia Católica repartiera directamente las ayudas recogidas, y pedía que se les diera a ellas. La Iglesia, que ayudaba a todos, creyentes o no, se resistía a hacerlo.

Esta vez, tras el Mathew, las cosas han sido distintas. La colaboración entre las autoridades y la Iglesia ha sido total, coordinándose para no duplicar ayudas; permitiendo a Cáritas la apertura de comedores, etc. Mons. Wily se pregunta, esperanzado, si eso puede ser signo de un nuevo modelo de relaciones Iglesia y Estado. ¡Ojalá sea así, digo yo, porque el futuro de Cuba solo será bueno si a él son convocados todos los cubanos! Ese es mi deseo, mi sueño y, hasta donde pueda, mi compromiso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios