SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

Alguien dijo que sólo tiene verdadera vocación quien no es capaz de vivir sin realizarla. Los artistas auténticos saben mucho de eso y, entre ellos, no digamos los cantantes. Han sido muchos los que han compuesto y cantado lo que están sintiendo en estos días. Porque sobre todo son oteadores de horizontes e, incluso, unos incorregibles en escribir las huellas de todos los caminos.

Este tiempo de encierros obligatorios no iba a librarse precisamente de sus inspiraciones. No hay además escapatoria posible para seres tan sensibles que parecen termómetros señalando hasta las décimas. Lo han hecho desde Alejandro Sanz hasta Manuel Carrasco, pasando por Rozalén. Todos han querido cantar al futuro, al esperado día del regreso que desde las casas de cada uno va a hacer el milagro de que las calles de siempre, las plazas de siempre o los parques de siempre, nos hagan creer haber llegado a una tierra prometida, una tierra jamás pisada, al menos como desde ese momento vamos a sentir, de una nueva forma jamás sentida nunca, lo que es poner los pies en el suelo. Esas canciones parecen estar escritas en verde y con claves de esperanza. Y de alguna manera, en cierta medida, componer es un acto íntimo y solitario que sabe mucho de confinamientos. Algo de familiar tenía ya para los compositores esto de quedar confinados. Perales lograba sus discos a base de retirarse un mes a una finca en la que no tenía ni luz. Pero cuánto sabrán de aislamiento Serrat o Manuel Alejandro… Supieron bien que había canciones cuya música y textos sólo podían ser convocadas por la soledad.

Entre los supervivientes quedarán también los testimonios de un buen puñado de canciones que agradeceremos a esos cuyo hermoso oficio es muchas veces el de apartarse de todos para regresar más tarde con las manos llenas de luces. Se encargan de ofrecernos canciones esenciales. La música, qué equivocación para los gobiernos que la gravan, no es artículo de lujo, sino de primera necesidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios