Una, que lleva más de un cuarto de siglo diciendo las verdades del barquero sobre la porquería del Carnaval de esta ciudad y poniendo a cada uno en sitio ha tenido que aguantar y padecer durante unos cuantos días, a la izquierda de este recuadro, a la flor y nata de esta fiesta, personajillos que están ya más vistos que el TBO inventándose nombres de calles.

Con todos mis respetos para los responsables que hacen este suplemento del Carnaval, ¿no había otra página donde encasquetar a la crem de la crem? De toda la vida, la última página de este suplemento era sagrada y dedicada para la gente culta y educada de Cádiz.

Por otro lado, también se entiende que quieran aparecer junto a una servidora, ya que, modestia aparte, mis artículos son los más seguidos de este periódico. Por lo menos eso dice mi confesor.

Pero que creo que además de los autores y artistas que aparecen en el COAC, y que habrán dedicado un sinfín de letras elogiándose a sí mismos y asegurando que gracias a su arte y salero han convertido a Cádiz en el epicentro del mundo, falta alguien fundamental en la fiesta. Faltan los 'capillarescos', personajes que lo mismo te sacan una procesión al más puro estilo sevillano que te componen un tango para el Falla.

Termino no sin antes aprovechar para pedir mi calle. Creo que me lo merezco después de soportar la vecindad de tanto carnavalero. Mi calle se llamaría:

Teófila Martínez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios