Pablo Durio

pdurio@diariodecadiz.com

Cádiz estancada en San Juan de Dios

El Pleno vuelve a girar, una vez más, sobre los mismos temas de siempre, sin que se cierren acuerdos relevantes

Fachada del Ayuntamiento de Cádiz.

Fachada del Ayuntamiento de Cádiz. / Fito Carreto

En pleno arranque del verano, con una pandemia que barrunta su recta final, con gestiones clave en punto muerto, con proyectos pendientes de salir de alguna chistera para empujar de una vez por todas a la ciudad hacia adelante, Cádiz sigue estancada en la plaza de San Juan de Dios, atada por un Ayuntamiento que sigue una y otra vez mirando al pasado sin actuar en el presente y, lo peor, sin dar la sensación de que haya futuro. El pleno del mes de junio ha vuelto a ser enésimo testigo de este escenario, con mociones que no llevan a ninguna parte, con debates que vuelven a girar en torno a lo que hace o deja de hacer la Junta de Andalucía, a Valcárcel, a Pemán, a Carranza…

El pleno de junio tuvo que ser suspendido el pasado viernes, por los hechos ya conocidos por todos (y contados de maneras diferentes por unos y por otros), permitiendo únicamente que se hablara una vez más sobre Valcárcel, el proyecto de traslado de la Facultad de Educación y la negativa de invertir el 100% de esta operación por parte de la administración autonómica. Debate que no servirá absolutamente para nada y que sigue dilatando en el tiempo una solución que necesita tanto Educación como Valcárcel de manera cada vez más urgente por el estado que presentan tanto el histórico edificio de la Viña como la actual sede universitaria de Puerto Real.

Al retomarse la sesión ordinaria de junio este lunes, el debate ha tornado hacia la Memoria Democrática; cuestión que centra mucha actividad en la labor del equipo de gobierno. Queipo de Llano, Ledesma, Carranza, Adolfo Trinidad, Pemán… De todos ellos, y de miles más, ha vuelto a debatir el equipo de gobierno, con el único objetivo de terminar pidiendo -después de una hora de debate que se sumó a los minutos que ya se pudo abordar el tema el viernes- a la Junta de Andalucía que cumpla la Ley de Memoria Histórica.

Superados (hasta una próxima sesión plenaria) estos dos debates, el Pleno ha girado en cuestiones del calado como pedir que se retiren los cables tensores de las luces que se colocan en Navidad en la ciudad, pedir que se realicen obras de mantenimiento en el Castillo de San Sebastián, o instar al Gobierno español que no vuelva el peaje. ¡Ah! Y plantear también un “respaldo incondicional y absoluto” a la Constitución y a la labor de los tribunales a consecuencia del conflicto catalán, del que también ha habido un cumplido análisis y posteriores valoraciones políticas por parte de los concejales gaditanos. Cuestiones prácticamente todas las tratadas en este mes de junio bastante alejadas de las necesidades y de las urgencias que se palpan a pie de calle en una ciudad que parece estancada en unos debates que se vuelven eternos y sin repercusión alguna. Y que revelan cierta falta de ideas o de propuestas no sólo por parte del gobierno municipal (que en su línea habitual usó el pleno para presentar tres mociones que buscaban arremeter contra la administración autonómica) sino también, y eso es aún peor, por parte de la oposición.

Tanto es así, que durante toda la sesión (las dos horas del viernes y las otras casi siete que se han empleado el lunes) no intervinieron para nada los concejales de Hacienda, del Ifef, de Vivienda, de Urbanismo, de Turismo ni siquiera de Asuntos Sociales.

Ninguna propuesta giraba en torno a estas cuestiones a priori trascendentales para el presente (antesala del verano) y el futuro de la ciudad. Las fuerzas se gastaron este mes en Moreno Bonilla, Pedro Sánchez, Pemán, Junqueras, Carranza, Valcárcel… dejando, en medio de tanta Memoria Histórica, otro pleno para olvidar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios