Para Vox no hay violencia machista. Bueno, para Vox y para mucha más gente que jura que no votaría a Vox pero que aplaude y ríe las gracias (???) de Vox y de sus jefes (RAE: 1. adj. malson. coloq. Dicho de una persona, de un animal o de una cosa: Que hace malas pasadas o resulta molesto), como esa otra de cerrar Canal Sur. Lo que pasa, según Vox, es que hay algunas mujeres que tienen problemillas -quién sabe cuántos creados por ellas mismas- con sus parejas, maridos, novios, ligues. A veces también lo tienen con su padre, ya desde pequeñas, y hasta con algún hermano. Incluso con algún tío, carnal, claro, que las quiere mucho y ellas no lo entienden. Y tampoco dejan de tener líos con un abuelo zalamero, qué poco comprensivas son con la vejez. Y no hay que olvidar que también los tienen con desconocidos en bares, discotecas, en un cine, en alamedas, plazas, parques, calles, callejones y callejuelas. Pero es que también son torpes, y Vox y la gente a la que le pone Vox no cesan de advertirlo: "¿Pero, niña, por qué vas por esos sitios? ¿qué libertad ni libertad de andar por dónde tú quieras y cuándo a ti se te ocurra?".

Es que no puede ser. Y, claro, a esta derecha blanda que no los tiene bien puestos y quiere gobernar Andalucía no se le ocurre otra que incluir en su acuerdo partidas contra la violencia de género, lo cual es tirar el dinero porque, como dice Vox, eso -la violencia de género- es algo que no existe, es cosa de liantas, tías listas que saben que una mujer se la forma a un hombre antes que decir amén. Ajá, pero Vox las ha descubierto, sí, a esas, a las "psicópatas feminazis", según Serrano, el definidor de Vox. Por cierto, son los de Vox y los de su cuerda mucho de estar quejándose continuamente por el uso y abuso gratuito del término "fascista" -pues ya se sabe que ellos no son de extrema derecha (ED)-, pero ignoran que si alguna palabra debería ser escrupulosamente pronunciada tendría que ser "nazi", por lo que supone para la historia de la Humanidad. En fin.

El caso es que el partido de ED no quiere medidas gubernamentales, y menos aún dinero público, contra la violencia machista, ese invento de "piojosas de ultraizquierda" (Serrano again) que han impuesto dos dictaduras, la de género y la de lo políticamente correcto. A mí tampoco me gusta nada la corrección política y al principio de este artículo incurrí en ella. No quiero hacerlo. Dejémonos de perífrasis. El paréntesis de la RAE se refiere a "cabrón". El que hace una "cabronada", que la RAE define como una "acción malintencionada". Que es lo de Vox.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios