Análisis

fernando santiago

CEPISTAS

¿Dónde habrán ido los parroquianos de La Cepa Gallega después de la jubilación de Félix?

Del Café Apolo a Los Camarotes , de ahí al Anteojo y al Telescopio, a la Cervecería del Puerto y al Cateto, al Barril, al bache de Nicanor, el Pedrín, el Velardes Plaza, el Tadeo, el Maestrito, el Merodio, La Pila Vieja, el Submarino, el Baluarte, La Marea, La Flor de Galicia, el Achuri, Veedor o incluso los años gloriosos de la Peña Los Dedócratas, donde se perfiló el reparto de carguetes en el PP actual. Bares que estuvieron de moda durante años y que luego el tiempo los borró. La gente cambió de costumbres y se fue a otras calles y otros bares. Pensaba en eso cuando este periódico llamaba pabellonistas a la parroquia de Los Pabellones que no ha sabido cambiar de ubicación y se ha trasladado a las escalinatas de Moret. Se han quedado colgados de la brocha, como quien dice. Donde estaba Los Pabellones está ahora El Chicuco y donde El Pedrín un Carrefour Express. El signo del paso del tiempo. En Plocia había antes bares de niñas y ahora se ha puesto de moda como antes lo estuvo la calle Zorrilla.

Estas reflexiones dieron paso a una pregunta que me corroe, que no me deja dormir: ¿dónde habrán ido los parroquianos de La Cepa Gallega después de la jubilación de Félix? ¿Habrán encontrado por las inmediaciones un lugar alternativo donde tomar un vino o una cerveza con un poco de queso o unas chacinas?¿Será El Chicuco?¿Será el Garum?¿Será La Bodeguita, La Nueva Ola? ¿A dónde irán? La Cepa era un destacado provisionista de barcos y terminó como un lugar de encuentro gracias a la amabilidad y la conversación de Félix. Hubo un tiempo en que nadie sabía pasarse sin ir al Cateto o al Barril, era un ritual. Si querías ser alguien en Cádiz ibas a los lugares donde iba la gente que era alguien. ¿Cómo se decide el lugar de encuentro?¿Quién es el líder que lleva a su pueblo a cruzar el Mar Rojo y cambiar de lugar? A los parroquianos de La Cepa les podremos llamar también cepistas. Igual se pueden inscribir en un censo electrónico y votar, como si fueran de Podemos, entre las distintas opciones para ir a tomar el vaso del mediodía. Pedro, Tomás, David, Salvador, Ricardo, Manolo, Marisa, Ignacio, Fermín, Miguel, Ildefonso y todo el grupo de cepistas deben tomar una decisión porque si no hay un lugar determinado para el encuentro no está claro qué se puede hacer. No pega que se sienten en las escaleras de Moret y menos aún que se salten las vallas que protegen el monumento. Tampoco pegan los bancos de San Juan de Dios ni las terrazas para turistas donde se ofrece paella, gazpacho y sangría.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios