¡Buen domingo!

Esta vez parece que no va con nosotros, que es comedia o drama que se representa en la tele

Lo confieso, ni idea de lo que puede pasar. En el sentido de las votaciones. Quién va a ganar, quién va a ganar menos, ¿perderá alguien? Porque todos ganan siempre, raro es el que siente que pierde. ¿Es como el dicho: estoy tan acostumbrado a perder que cuando gano, me enfado? Interesante lo que vaya a ocurrir en nuestra ciudad. Y de ahí para arriba. Digo la provincia, la región y, finalmente, la nación - el Estado, que decían los que pronunciar el nombre de España les daba dentera. Pero sí, nos entendemos. "A nivel de Estado", esa construcción idiomática que no da dentera sino ganas de vomitar por el mal uso de nuestra maravillosa lengua de más de 500 millones de hablantes, y subiendo. Todo esto para mañana, hoy hay que disfrutar de otro domingo electoral. A mí como si me llamaran todos los meses, es estupenda una democracia que no esté secuestrada por los políticos ni por nada ni nadie. O sea, no preocuparse, que diría Lola Flores, inolvidable. Es que todos estos domingos los veo bajo un sol sin nubes, con Enriquito de la mano, venga, a votar, hijo. Luego como cuando uno ha cumplido con su obligación, a otro asunto. Un buen paseo, un buen almuerzo y la vida sigue hasta que salga el señor o la señora en la tele y nos diga los resultados. No hay más historia. Y al día siguiente, a tu trabajo. De mi corazón a mis asuntos, dejó escrito Miguel Hernández, el gran poeta de Orihuela. La vida tiene esto. Y eso que esta vez parece que no va con nosotros, que es una comedia o drama que se representa en la televisión junto a la realidad de los que escupen y odian, a sus vecinos, que ni siquiera conocen, sólo que el Rey los ha llamado y han acudido, como es su obligación. Ocupan casi todo el espacio de nuestra inquietud todos estos que llenan las redes sociales de videos particulares y comentarios en carne viva. ¿Penando en todo esto mientras te duchabas esta mañana para salir a votar? Algunos vecinos nuestros tienen su nombre escrito en las papeletas, ellos vivirán la jornada con otras emociones y sentimientos pero lo que es nosotros, con un disfrute grande, podemos votar libremente en la Isla, nadie nos va a escupir ni insultar por votar a quien nos dé la gana, es para celebrarlo, la verdad. Luego no va depender de nosotros, va a salir lo que hemos querido voto a voto y que tenemos que respetar porque de otro modo no se puede. ¿Nuevas elecciones dentro de tres meses? Pues he aquí el esclavo del Señor, si hay que votar de nuevo, se vota. España es un Cónclave de fumata negra si no sale el humo blanco por la chimeneas de los pueblos y ciudades. No pasa nada. Pero hoy, a disfrutar, ¡buen domingo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios