Una de las pocas cosas buenas que tiene el Carnaval es que ponen bombillas por las calles y hay más luz, porque el Ayuntamiento del Kichi nos tiene esto más negro que los presupuestos de Pedro Sánchez.

Cuando los comercios apagan los escaparates la calle tiene menos luces que un concejal de Fiestas. No me extraña que el Kichi haya quitado las pantallas de autobombo de Teófila. Me parece a mí que las ha quitado porque no iba a tener nada de que presumir.

Para colmo asfalta un aparcamiento en la carretera industrial y se le olvidan las luces. La verdad es que este Ayuntamiento lo que si que ha hecho es quitar, pero de poner algo anda muy cortito. Son más de quitar que de hacer. Por ejemplo quitar bustos y placas o quitar la Diosa del Carnaval y las ninfas.

Algunas cosas si que han hecho como eso de convertir las plazas en el patio de un recreo poniendo fuentecitas o poner la plaza de Sevilla como un taxi, todo el día bajando y subiendo la bandera. O el gran logro: el carril bici. Lo que hace falta ahora es la bici porque en Cádiz hay muy pocas.

Se pueden apuntar también lo de la botellita de agua con mistol para pasear al perrito echando el chorrito después de que su cari de cuatro patas eche la meada en el cañón de la esquina. Eso sí que es un logro.

A ver si se atreve con los meones y meonas del Carnaval y les obliga a llevar una botella de dos litros con zotal para uso del que le entre ganas de aliviarse la vejiga en la calle o en la casapuerta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios