Análisis

enrique montiel

Bienmesabe

Están en el Bienmesabe, el cazón en adobo que hizo exclamar a la Reina Castiza

San Fernando cuenta con un trío dinámico. Sí, lo forma José Domínguez Oneto, a quien llaman todos Pepe Oneto el Cocinero, generoso y bondadoso gastrónomo; Francisco Melero Mora, latinista, músico, corista… Y Antonio Montiel, o sea, mi hermano muy querido, que ha dirigido coros de Carnaval, para los que también ha escrito y compuesto, es un ecologista, activista social y cultural, y ha estado en la génesis de la Cofradía de los Esteros, que lleva el nombre y la gastronomía de la ciudad por el mundo adelante.

Son el Trío Dinámico, están siempre inventando cosas, cocinando para la gente y poniendo la bandera de La Isla en lo más alto. Para el Cuarteto sólo faltaría incluir a Lolo Picardo, que eso es inventar también y querer a su pueblo. Y el Quinteto definitivo se lograría con la inclusión de quien se ha revelado esta semana que termina como un simpático y también dinámico empresario a quien llaman Alfonsito el del Bodegón. O sea, el núcleo inicial se ha ampliado considerablemente, y no está cerrado, en absoluto. Esto se mueve, que diría Copérnico.

Llegaron de Huéscar, en la sierra de Granada, donde frieron tortillitas de camarones para un encuentro de Cofradías de España, organizaron un encuentro gastronómico en el Club del Puente de Hierro, al que acudió la alcaldesa de París, Anne Hidalgo; unas semanas después celebraron la ruta Magallanes-Elcano con una degustación de comidas especiadas, que fue un gran éxito e, inmediatamente, se metieron en la Feria de la Tapa en el espacio abierto del Parque, la cita anual de Acosafe. Parece ser que la cita inmediata será Cardeña para en noviembre acudir a Portugal, a un encuentro internacional o europeo de cofradías gastronómicas en donde tienen pensando freír diez mil tortillitas de camarones (!), por lo menos, que me dijo Paco Melero y todavía no he salido de mi asombro. Nuestro Trío Dinámico, pues, se pone el gorro de cocinero y el mandil y bajo la dirección del gran Oneto el Cocinero y con la ayuda de las mujeres y hombres de la cofradía ofrecen la riqueza humilde que se creó en la Isla, dicen que en la Venta de Vargas.

Pues bien, ahora están en el Bienmesabe, el cazón en adobo que hizo exclamar a la Reina Castiza, glotona y simpática, lo bien que le sabía ese pescado que le ofrecieron en una visita a nuestra ciudad. O sea, alcanzado el objetivo del lanzamiento mundial de las tortillas de camarones se va ahora a por el Bienmesabe. Es todo un proceso gradual de gentes que dedican con generosidad su ocio a la difusión de nuestras cosas particulares en un clima de simpatía y afectividad que lleva ya alcanzado muchos éxitos. Por toda España.

Lo próximo será el Bienmesabe. Tendremos todos cumplidas noticias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios