Yo no sé por qué hay una ola de pasotismo, dejadez y parsimonia. Es lo más frecuente y cuotidiano el "mañana te lo hare," " despacio, tranquil colega" "qué bulla tienes" "que esto no es un fuego, ni un huevo que se echa a freír"… Estas y otras muchas expresiones para no hacer las cosas ya ya, y dejarlo para más tarde, que puede ser mañana o el mes que viene. Parece que ha llegado esa ola de tibieza, de dejadez, de flojera. El viejo refrán "no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy" ha pasado al baúl de los recuerdos. Ha caído una lluvia de flojera sobre amplios sectores de la sociedad. Es como una nube, un viento, una chicharra, un recalmón que inunda por todas partes y hace que la gente no solo carezca de prisa, es que se le han aflojado los huesos y lo que es peor la cabeza, las neuronas.

No se trata de ofender a ningún funcionario, ni a ningún agente o trabajador público. La mayoría es eficiente y responsable. Son las directrices, la normativa, las indicaciones o programas del responsable del más arriba. Eso de las citas es un verdadero cachondeo (con todas las letras). Cita sería necesaria si hiciera falta, pero no como norma. Pero es que se llega a mas, lo nunca visto, lo sublime… colocan a una persona con el uniforme de Policía o de Protección Civil en la puerta de la oficina o departamento y no te deja entrar "¿Qué quiere Vd.?, te pregunta. Es el colmo... Lo inmediato que se te ocurre es decirle:"Mire Vd. quisiera saber si es posible añadir una amida al ciclo pentano peridro fenantreno…" Lo sorprendente hubiera sido que me contestara "Sí, en el carbono 14 posición orto" pero no, en cambio me miró con cara de cartujo y exclamó con sorpresa "¿Como?". Así que te callas y te dicen: "Pero no puede Vd. pasar, tiene que pedir cita". Pues bueno, te vas a tu casa y llamas por teléfono. Un milagro si lo cogen. Normalmente por lo visto les da calambre el teléfono. Y como no puedes hablar por teléfono, pues no puedes pedir carta. Y si lo consigues por mediación de Santa Rita de Casia, abogada de lo imposible, te dicen a lo mejor que te llamaran por teléfono para darte la dicha cita. Esto se parece a los hermanos Marx.

Yo apelo a la comprensión. Un ciudadano o ciudadana va a una oficina y quiere encontrar a una persona con quien dialogar, tratar un asunto y no desea encontrar una máquina, un robot. Somos humanos, caramba. Y es muy agradable relacionarse y hablar y entenderse y hasta hacer o recibir un favor. La democracia no es un mito ni una utopía, es servir al ciudadano, es ser amable, comprensivo, amigo, servicial... El dictador es el que tiene oídos sordos, no atiende, dicta sus propias normas, es abusivo en su comportamiento, es un vaina , egocéntrico. La administración debe ser como un servicio cualquiera, donde se debe actuar con presteza y diligencia, nada dejar para mañana lo que se puede hacer ahora… ya , ya. Así las cosas funcionan bien y a satisfacción de todos.

P/D: Somos muy dados a criticar y poner todo negro. España es un desastre. Esto no hay quien lo arregle. ¡Vaya caos! ….Y no nos damos cuenta que España eres tú. Que se ha de empezar por uno mismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios