El cadismo no puede estar nada satisfecho con la trayectoria del equipo, cada vez más alejado de los puestos de "play off". De los nueve último puntos puestos en juego sólo uno cayó de su lado. Un pobre bagaje que invita a la reflexión. No es normal lo que está pasando y la última derrota en Lorca (3/0) ha dejado muchas dudas sobre su futuro en LaLiga 1/2/3. Bien es verdad que las ausencias de José Mari, Álvaro García y Barral se han dejado sentir, sobre todo la de este último que es pulmón y cerebro. Su baja es la más sentida en el equipo por lo que una vez cumplido su partido de sanción su vuelta al once invita a ser más optimistas de cara al choque contra el Atlético Osasuna de Aridane.

La cita del sábado no es fácil, aunque haya el precedente de que se le gano, y eliminó, en la Copa del Rey. El equipo navarro ha ido a más por partido y llegará a Carranza con la moral alta y el reto de "vengarse" por la derrota sufrida en el torneo del KO. Está claro que el Cádiz necesita los puntos como el comer, pues un nuevo tropiezo le seguiría alejando de los puestos de arriba, y eso repercutirá en la moral del cadismo. Pero como digo, la vuelta de Barral debe fortalecer al equipo pues se trata de un jugador acostumbrado a echarse encima al equipo. Con él en la cancha el equipo cadista ganará muchos enteros y se hará notar frente a un rival que, como Osasuna, ha mejorado con el paso de las jornadas como pudimos ver por televisión en su partido contra un buen Sporting al superó por dos/cero.

Ojo, pues, al dato. Llega un Osasuna pletórico ante el cual no deben de haber confianzas. Y sí un claro espíritu de lucha, contando con el apoyo de la hinchada…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios