Análisis

rafael duarte

Antonio Bey en la tertulia

Destaca a Luis Berenguer, que investigó los datos aportados por la sábana santa de Turín

Durante casi toda la mañana la tertulia Maitinalia, sin JC Carrillo que andaba por el Algarve, se celebró otra vez, sobre Semana Santa. Estaba el profesor Vázquez Bermúdez, Santos Malo, el neouniversitario, Ignacio de Salas, asesor de pigmentos y varios usuarios de las tres tertulias, a saber, Maitinalla, la Montaña y Nueva Bahía.

Rodríguez Pájaro se coló afirmando que la púrpura era un color de aquí que se usaba mucho en Semana Santa. Qué él lo había leído en el libro. El profesor Vázquez Bermúdez cita a San Isidoro en sus etimologías, quien dice que los títulos y principios de los libros era uso entre los romanos ponerlos de letra roja, por los fenices, que dieron principio a las letras, de los cuales vino el color puniceo; llamado así por los fenicios quienes recibieron el nombre de un etnónimo griego phoenix por los griegos que los llamaban así porque tenían el monopolio de la púrpura...

En esas estamos cuando nos llega Don Juan García Cubillana. Trae el eminente doctor una publicación de la Cuaresma de 2003, titulada El Taller de Bey, de Juan Antonio Bey García, en la que se resalta la vida del gran tallista y escultor. Era un hombre justo y bueno. En el artículo de la anatomía del Cristo, destaca a Luis Berenguer quien investigó los datos aportados por la sábana santa de Turín, la síndone, con el peso, la masa muscular, la estructura ósea, la fisonomía incluso la posición de los clavos o las espinas. Lo decimos para los que no conozcan las vicisitudes de la talla. Anatómicamente ayudaron Pedro González Outón y Juan García Cubillana, al que recuerda como un gran deportista y con una anatomía que se ajustaba a los cánones de proporción clásica, quien posaba como modelo colgado de unas anillas olímpicas al que el escultor olvidaba cuando se ensimismaba en la talla y el pediatra necesitaba descansar. Juan García habla del sueño de Bey: realizar seis Cristos más, uno por cada una de las seis palabras que restaban de las dichas en la agonía de la Cruz. Afirmaba Antonio que siguen vacíos esos seis huecos en la Iglesia de la Casería y que alguna vez se vean llenos por las tallas de otros escultores que sigan el sueño.

En la revista se aprecia una foto de Antonio Bey dando los últimos retoques al Cristo del Perdón en un tono púrpura. Como si fuese el paño de pureza la falsa capa púrpura que le ciñeron como Ecce Homo. Un detalle de la fe del escultor. ¿Quid sindone tinctus olenti?¿Teñidos en Sidón de olorosa púrpura?

El aire místico que toma la tertulia nos deja callados y algo transidos. Le estamos rindiendo tertulia y homenaje al gran autor isleño, amigo de Pepiño, de Cubillana, de Berenguer, de Pepe Corona, del primer hermano mayor, Manuel de Pando…

Pero Rodríguez Pájaro interrumpe. Él es calvinista en La Isla actual y somos los herejes de siempre. Le exigimos respeto hacia los componentes… La Isla es peor que África. Su frase casi mítica, ya nos hace reír y no molesta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios