El pasado jueves fui invitada al colegio Cristóbal Colón para visitar una exposición sobre mujeres portuenses. Me quedé impresionada por el trabajo en equipo del alumnado que, sin duda, refleja el trabajo en equipo—soy consciente de que repito— de sus profesores.

Los alumnos, tal vez por las tantas restricciones de este año, estuvieron muy contentos y participativos. Me encontraba entre ellos como pez en el agua y es que aún no sé si hay profesión más maravillosa que la de la docencia. El tener por delante a una buena parte de la chiquillería de la ciudad me hizo alejar la tristeza por otras cosas, ajenas a ellos.

Estos meses largos donde se prohíben las salidas fuera de la provincia, se hacen especialmente difíciles para los que tenemos el corazón partío, con buena parte de la familia afuera. Pero, no voy a criticar la medida. Comprendo que es lo aconsejable para alejar al virus. Ahora, también han de comprender los listos de turno —cada vez se multiplican más rápido— que me entre un no sé qué, cuando paseo y observo en las cafeterías a los grupos con las mascarillas quitadas mirándote descarados con cara de “y a ti que te importa”.

Si esos arrebatos amistosos no tuvieran consecuencias, ciertamente no me importaría. Pero es que este año he vuelto a arreglar los armarios de los nietos como si fueran a venir. Y nos quedaremos con unos abrazos guardados que no vamos a poder ofrecerles. Tampoco les contaremos, antes de dormir, esas historias de cuando éramos pequeños que tanto les gusta.

Me pongo en el lugar de los amigos que tienen a la familia en otro país, o en otro continente. Y se resignan, igual que los de mi casa, y obedecen la normativa.

Esta pandemia necesita ya ser pasado. Si acaso recordada como una experiencia dura pero acabada.

Los chiquillos de esta mañana, separados entre ellos, obedientes, con sus mascarillas puestas, seguros entre las paredes de las aulas, tenían ocultas sus sonrisas, pero sus ojos delataban que creían en lo que estaban aprendiendo : el respeto a los demás y que es posible un futuro mejor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios