Cultura

Las visiones del horror, en campo de aguafuertes

  • La serie Los Desastres de la Guerra, de Francisco de Goya, en Santa Catalina

El negro sobre blanco como negativo limpio de la tragedia. La muestra que ayer se inauguró en el Castillo de Santa Catalina recoge, como elemento vertebrador, la serie de los Desastres de la Guerra, de Francisco de Goya. Una colección compuesta por 85 dibujos -aguafuertes en su mayoría- que muestran lo dantesco del enfrentamiento bélico, lejos de cualquier exabrupto romántico. Así, veinte años antes de que Lord Byron muriera a causa de semejante afección, Goya bautizaba el más macabro de sus dibujos como Grande hazaña. Con muertos. Y hacía colgar, de un árbol pelado, un par de cadáveres mutilados.

De la guerra. Fatales consequencias, horrores y desastres expone los horrores goyescos pero también, en directa correspondencia ideológica, dibujos y carteles de firmas como Reque Mereuvia o Natalia Carín: artistas unidos por el rechazo al sinsentido bélico en sus muchos ejemplos, de la guerra del Chaco a las luchas intestinas del África.

La muestra que se exhíbe ahora en el fuerte gaditano -organizada por la Delegación Municipal de Cultura y el Museo del Grabado Español Contemporáneo de Marbella- pretende sumarse a los actos conmemorativos del bicentenario de la Guerra de Independencia, que se celebra este año.

"La idea surgió precisamente hace casi un año -comenta Carmen Díaz, concejala de Cultura del Ayuntamiento marbellí-. Dado que el Museo del Grabado posee la serie completa de los Caprichos de Goya y de los Desastres, pensamos que una forma original de explicarlo al público podría ser ponerlo en diálogo con otros artistas que, más que conexión estética, tuvieran con él conexión ideológica".

"Goya -explica Díaz- es uno de los primeros artistas en mostrar un rechazo completo al tema bélico, resaltando lo dramático de los conflictos y lo que ahora llamaríamos daños colaterales".

La delegada de Cultura marbellí subraya, además, el importante contraste que supone traer esta muestra -con anterioridad sólo se ha expuesto en el Museo del Grabado- a la capital gaditana, y no descarta posteriores colaboraciones de cara a los eventos del 2012: "Precisamente, Cádiz fue símbolo de resistencia contra todo ese horror, símbolo de un constitucionalismo constructor, de vocación universalista".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios