arte

La vida antes de Internet

  • El Museo de Cádiz reinterpreta las obras de arte expuestas en un ciclo de visitas temáticas

  • La comunicación protagonista del jueves pasado

Juan Ignacio Vallejo, director del Museo de Cádiz, explica la visita a un grupo de visitantes. Juan Ignacio Vallejo, director del Museo de Cádiz, explica la visita a un grupo de visitantes.

Juan Ignacio Vallejo, director del Museo de Cádiz, explica la visita a un grupo de visitantes. / Jesús marín

"El que sabe pensar, pero no sabe cómo expresar lo que piensa, está en el mismo nivel del que no sabe pensar", la frase atribuida al orador ateniense Pericles resume en pocas palabras la importancia de la comunicación en la historia del ser humano. Con esta premisa en mente arrancó la visita Cuéntame o cómo nos comunicábamos antes del smartphone que tuvo lugar la pasada semana en el Museo de Cádiz. Una visita que estuvo a cargo de Juan Ignacio Vallejo, director del museo.

En una época como la actual en la que el teléfono móvil, el ordenador o la tablet permiten enviar mensajes a cualquier parte del mundo en tan solo unos segundos, es difícil imaginar la comunicación antes de internet. Pero lo cierto es que "la comunicación siempre ha existido y nos ha hecho ser lo que somos", aclaró Vallejo. Pero, ¿cómo era la comunicación en una época donde la mayoría de la población era analfabeta? ¿Cómo se transmitían las noticias que ocurrían en una ciudad cuando aún no se habían inventado los periódicos? ¿Acaso los habitantes del Paleolítico podían crear mensajes?

La comunicación nos ha permitido transmitir el conocimiento, la memoria y la historia"

Las cerámicas fenicias, los papiros romanos o las obras de Zurbarán fueron reinterpretados por el director en algo más de una hora para ofrecer respuestas a todas estas preguntas. Una visita que tuvo que dividirse en dos grupos debido a la afluencia de público donde más de 60 personas quisieron conocer la evolución de la comunicación en la historia.

Desde el homo sapiens, la comunicación es la seña de identidad del ser humano, "nos ha permitido transmitir el conocimiento, la memoria y preservar la historia", destacó Vallejo. Ya desde la prehistoria, con las primeras pinturas rupestres se conseguía comunicar hace más de tres mil años.

En Cádiz, ciudad fenicia por excelencia, aparecieron las primeras muestras de alfabeto consonántico escrito en el siglo IX a.C. Aún no son textos completos, pero ya se pueden apreciar nombres o dedicatorias en los diferentes objetos de cerámica que se conservan.

Tras los fenicios, llegó el pragmatismo de la época romana. La escritura ya lidiaba entre el poder y el pueblo en forma de leyes. En esta época, tener leyes escritas era fundamental para que el Imperio Romano reconociera a una ciudad como tal. Como curiosidad, el Museo de Cádiz conserva aún un tratado de hospitalidad entre dos ciudades que consiguió despertar el interés de la mayoría de los visitantes. Pero no solo la comunicación escrita era imprescindible, también lo era la sonora para el buen desarrollo bélico.

Las obras de Zurbarán tomaron especial protagonismo en la visita guiada. El joven con el cordero a sus pies en la pintura del artista es reconocido por todos como San Juan, aún sin poder leer el nombre de la obra.

En las diferentes épocas, se han utilizado medios de comunicación. Algunos aún se conservan a día de hoy y cada uno de ellos permite conocer de cerca la historia del ser humano. Un recorrido por la historia de la comunicación que consiguió, al menos, hacer entender al público que la comunicación no empieza ni termina con internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios