ciencias del bar

Los terraplanistas no hacen pompas de jabón

  • El biólogo José Osuna desmonta el medievalismo en su charla de mañana en el Pay Pay 

Las leyes de la gravedad en los líquidos, entre las explicaciones más evidentes contra el terraplanismo. Las leyes de la gravedad en los líquidos, entre las explicaciones más evidentes contra el terraplanismo.

Las leyes de la gravedad en los líquidos, entre las explicaciones más evidentes contra el terraplanismo. / NASA

“De física, ¿cómo andas?”, pregunta José Osuna. Pues mal, andamos mal: pero hasta una analfabeta newtoniana como yo puede comprender que, a poco que apliques la lógica gravitacional, los niños de los terraplanistas no pueden jugar con pompas de jabón, condenados a que se les exploten de continuo:“En un campo gravitatorio como el del planeta, o como el del universo, la forma que adopta siempre un líquido es la esfera: las gotas de agua de lluvia son un ejemplo. Y tiene además un tamaño máximo: por eso una de las mayores obsesiones de los directores de cine al rodar escenas de mar en maqueta es que no les salga una gota la mitad de grande que el barco”.

Osuna –licenciado en Biología y creador y director del Aula del Mar de Cádiz– imparte mañana jueves en el Pay Pay, dentro del ciclo Ciencias del Bar, la charla Los terraplanistas no hacen pompas de jabón, destinada a destripar los mitos del terraplanismo. Ha sido profesor de Secundaria durante 39 años:“Me he pasado toda mi vida profesional desasnando a gente pero nunca me he encontrado con algo así: de mirar alrededor y no entender qué está pasando”. La charla que impartirá realiza un breve repaso “al comienzo del terraplanismo” y, después, a su “colección de sinsentidos, contrastados con números, física y sentido común. Porque hay chaladuras para hacer cuplés durante quince años”.

También habrá “alguna que otra píldora” a creencias de todo tipo: “Está muy bien reírnos de los terraplanistas pero, ¿y de la homeopatía?¿y del Opus Dei? –apunta–. Porque otra de las características de esta época es lo susceptible que está todo el mundo con todo: menos cuando los científicos nos indignamos ante la incultura científica, que eso parece que no puede ser porque no es una creencia ni un sentimiento”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios