Kiko Veneno. Músico

"El sistema ahora sólo permite el entretenimiento infantil"

  • El creador del 'Lobo López' y de 'Volando voy' cierra mañana en el Baluarte de la Candelaria su Gira Sureña con la que repasa su cancionero.

Kiko Veneno (Figueres, 1952) lleva casi cuatro décadas contando y cantando sus historias desde y por los cuatro puntos cardinales. Pero el sur es el sur. En el sur tiene cabida toda la flora y la fauna del universo personal del músico. Desde el Lobo López al Lince Ramón. Personajes, relatos, entre la realidad y la fantasía, entre la cotidianeidad y lo inusual, que mañana volverán a ser leídos por el público gaditano, un público que con el que el artista se ha medido en múltiples ocasiones. Esta vez, la cita tiene otro punto especial ya que con su concierto en el Baluarte de la Candelaria Kiko Veneno pone fin a su Gira Sureña. Un tour donde sus temas más exitosos vuelven a la vida con nuevas lecturas y relecturas.

-Además de un punto geográfico, ¿qué es el sur para usted?

-En el hemisferio norte donde vivimos, el sur es el sol, el calor, la naturaleza amable, pero también la pobreza contrapuesta a la riqueza del norte industrial. El sur representa los valores de la vida, de disfrutar de la vida, que aquí se puede hacer con poco. Para los del norte el sur es un despilfarro, en el que ellos veranean muy a gusto. En fin, el norte y el sur son valores contrapuestos y cada uno defiende el suyo. En el reparto global, el norte es el que gana.

-Un recuerdo querido con el Sur de fondo, por favor...

-Mi infancia en Cádiz es mi recuerdo mejor, jugar a la pelota en la playa, vivir en la calle, en la casa patio, la luz del mar, los cantes, la alegría de la gente...

-¿Ha seguido este año el Concurso? ¿Ha estado en Cádiz en la semana de Carnaval?

-No, este año me ha cogido fuera, no suelo faltar pero no ha podido ser. Lo que más me gusta del Carnaval es la calle, las ilegales.

-Conoce bien al público de Cádiz y el escenario donde actuará mañana, el Baluarte de la Candelaria, ¿qué traerá esta vez? Hábleme un poco del contenido del concierto. ¿Habrá más 'Sensación térmica' que otros temas?

-Haremos sólo dos o tres canciones de Sensación térmica. El repertorio incluye canciones de casi todos mis discos, algunas de ellas en versiones renovadas, la gente se lo está pasando muy bien con este repertorio y vamos a Cádiz con la ilusión de hacer disfrutar a la gente, lo que se consigue disfrutando nosotros, claro.

-¿Quiénes son los músicos que le acompañarán?

-Nuestra base de siempre, la batería de Jimmy Glez y el bajo de Juan Ramón Caramés. A la guitarra vendrá Charli Cepeda. Y Anabel Pérez a los teclados y voces, y Ana Gallardo a la percusión y voces.

-Ha estado tocando recientemente en Estados Unidos y México, ¿qué tal ha resultado la experiencia? ¿Qué ha dejado y qué se lleva?

-Ha sido una visita bastante fugaz, pero siempre es una alegría pasear nuestra música por el mundo, que le dé un poco el aire. Lo que traemos es ganas de seguir trabajando, de experimentar y de abrirnos nuevos caminos.

-Casi cuatro décadas en el mundo de la música. ¿Cuál es el secreto?

-Supongo que mucha afición por la música, hacer buenas canciones, y mucho respeto por el público y por los compañeros. músicos y técnicos, que entregan todo para que la cosa suene.

-¿Cuándo se edita en España el 'El pimiento indomable'? Y si nos puede hablar un poquito de este proyecto con Martín Buscaglia.

-Ahí estamos, intentando sacar el disco en España y en otros países a través de un sello de Barcelona. No son momentos buenos para la cultura y la música, eso lo sabe todo el mundo, pero este proyecto compartido con Martín Buscaglia es muy bonito, lo hemos hecho con muchas ganas y alegría y estamos deseando compartirlo. Las canciones del El pimiento indomable son de los dos, pero no se parecen ni a las mías ni a las de Martín, eso es lo más atractivo del asunto.

-Dijo en una entrevista el pasado año que "si existiera la cultura, la gente no iría a votar a los mamelucos que forman la casta política española". Y ahora parece que el bipartidismo está en crisis. ¿Algo está pasando?

-Por supuesto que algo está pasando, sobre todo porque la gente joven no aguanta más, y parece que ahora pueden convencer más a sus padres y abuelos de que por el camino que vamos no podemos seguir. Estamos dominados por unos monopolios de poder a los que la gente no les importamos en absoluto.

-Esta nueva inquietud, ¿tiene su correspondencia musical como ya ocurrió en otras épocas con el rock, el punk...?

-Entonces el sistema era todavía bastante humano y permitía explosiones de libertad y de cultura. Pero se ha ido cerrando. El sistema ahora sólo permite el entretenimiento infantil.

-¿La cultura tiene que decir como revulsivo social? ¿Es también su papel?

-Si la gente del cine, del teatro, de la expresión visual de la música no defendemos nuestro terreno, ¿quién lo va a hacer por nosotros?

-Por último, ¿referéndum sí o referéndum no? Y no me refiero, precisamente, a la consulta propuesta por Artur Mas...

-Por supuesto que estoy, como muchísima gente, a favor del referéndum. Hemos vivido estos 30 años una democracia tutelada, basada en el miedo, la corrupción y la chapuza. El que se ha opuesto a eso ha sido despreciado e insultado. El resultado está ahí: la gente ya no tiene la cultura como un arma, se han impuesto los valores de la división, la grosería y el griterío. Necesitamos restablecer nuestra convivencia con otros valores que no sean la codicia, el monopolio informativo y el pelotazo al arrimo del poder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios