Cultura

"Los que siguen ahí son los que no se cansan ni se aburren"

  • Guillermo Alvah y los Predicadores serán los teloneros de Leiva este viernes El grupo ha autoproducido y financiado su primer disco

En estos tiempos tan difíciles, sacar adelante una banda de rock es algo casi utópico. Aunque estudió periodismo, lo que siempre ha apasionado a Guillermo Álvarez es la música. Por eso, este gaditano afincado en Sevilla, por cuestiones musicales, lleva desde 2007 rodando por los bares, solo y acompañado, presentando su material, hasta que en septiembre del año pasado se rodeó de unos amigos para grabar su primer disco llamado Guillermo Alvah y los Predicadores.

- Este disco ha sido autoeditado y producido con vuestro dinero y vuestros propios medios.

-Sí, el disco está pagado por mí en un 60 o 70 por ciento. También ha puesto dinero una editorial de Sevilla y ya después los colegas y la familia que también se han rascado el bolsillo (risas).

-Hay que ingeniárselas de algún modo para salir adelante.

- Sí, con los discos ahora no se saca casi nada. La gente no tiene mentalidad de comprar discos y se creen que es fácil. Pero lleva mucho tiempo y mucho dinero. Nosotros lo vendemos a diez euros y aún así hay gente que se echa las manos a la cabeza, pero es que por menos es regalarlo.

-Ahora con Internet darse a conocer es mas fácil, aunque para vivir de esto vender discos y rodar por la carretera es indispensable.

-En ese sentido, yo tengo otra mentalidad, a mí me gustan los vinilos. Cuando tengo un disco en las manos lo primero que hago es mirar el libreto, la portada... Mentalidad digital contra mentalidad analógica. Es un tema de mentalidad. Internet te publicita y tiene muchos beneficios pero el problema es que igual que tú hay trescientos en la red.

-¿Qué tiene que diferenciar a una banda de rock para que pueda asomar la cabeza?

-Para empezar, por lo menos a nivel independiente, los que están ahí son los que no se aburren ni se cansan. Es lo que quieren hacer y es amor al arte. Seguir y persistir y no cansarse de hacer lo que te gusta.

-Aquí en Cádiz os está costando haceros notar, al igual que a otras bandas autóctonas.

-La música aquí en directo se consume de una manera muy extraña y muy distinta. Es verdad que en el País Vasco, Santander, Galicia... hay un circuito para esas bandas. Y en Madrid igual. Mini circuitos urderground. En Madrid cualquier cantautor tiene su público y sus garitos y después a lo mejor no es conocido, pero ahí está. Eso aquí no pasa. Esa música es igual de real que la de los grandes grupos en los grandes festivales.

- Es complicado arrancar.

-Dar un paso de profesionalización... sí. Chano, el bajista, y yo llevamos tocando juntos muchos años. Él tocaba conmigo estas canciones con otra banda que teníamos antes. A la hora de grabar el disco yo iba solo, pero sabía que lo que quería era una banda y tocar temas eléctrico. Este es mi repertorio de toda la vida, el de ir por los bares.

-Habéis sido teloneros de Lapido y Milkyway Express. Ahora volvéis por aquí acompañando a Leiva.

-Sí, tocar delante de tanta gente es un gustazo. Y conocer a otros músicos también. Estoy deseando que llegue el viernes.

-Aunque siempre es duro ser telonero porque piensas 'esta gente no viene a verme a mí'.

-Con Lapido nos pasó eso. Yo se lo dije al público 'es un marrón para nosotros porque no nos conocéis y nos gustaría que cantarais las canciones también'. Y la gente motivada aplaudiendo. Pero está muy bien que te den la oportunidad de gustarle al público.

-Este es un disco también con mucha influencia country. ¿Qué se escucha en vuestra furgoneta?

-Esa es buena (risas). Nosotros tenemos influencias americanas: primeros discos de Wilco, cosas de Dylan, Neil Young, cosas de los Byrds,... En España Quique González nos encanta.

-¿Dónde esperas que te lleve este trabajo?

- Espero que a la gente que lo escuche, le guste. No a todo el mundo. Pero se han dado casos que alegran, de un tipo de Valencia o Asturias que llama y te dice 'mándame el disco, que lo he escuchado y me encanta'. Hacerse expectativas es negativo. En ese sentido nos queremos dedicar a esto humildemente, tal y como nos vaya saliendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios