Cultura

"Hay que señalar los escenarios de doble moral y doble contabilidad"

  • Juan Madrid recogió el Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones por 'Los hombres mojados no temen la lluvia'.

"Este premio me ha dado un año más de vida, que emplearé en escribir otra novela", declaraba ayer en el Espacio Unicaja de Cultura (CUC) el escritor malagueño Juan Madrid. El autor acudía a recoger el XIV Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones, galardón que obtuvo el pasado mes de noviembre por Los hombres mojados no temen a la lluvia (Alianza). Un título que hace alusión directa al argot carcelario -un "mojado" es un aquel que ha matado más de una vez-, y que toca palos clásicos del género negro. Crimen, mafia, corrupción, traiciones, mujeres fatales.

"En el mundo, hay altos espacios y bajos márgenes que se relacionan entre sí -comentaba Juan Madrid en su discurso de agradecimiento-. Yo siempre he querido contar lo oscuro y hablar de las pobres gentes, de la gente que hace la historia a pie. Ocurre que estos agujeros que hay en el mundo y que tratamos de denunciar, de tapar, se multiplican, cada vez hay más. Pero por eso precisamente hay que decir, y señalar, como digo en el libro, esos escenarios de doble moral y doble contabilidad, que están a la orden del día".

Para Juan Madrid, este premio le trae, también, recuerdos inevitables de su llegada a Madrid hace casi cuarenta años, "cuando era un aspirante a escritor", y de su aterrizaje en la primera editorial Alfaguara, la fundada por Camilo José Cela.

Por esos círculos fue por los que llegó a conocer a Fernando Quiñones, "del que me llamó la atención que, en comparación con todos los demás escritores, tan solemnes, él no lo era en absoluto. De hecho, esto era tan así -explicaba Madrid-, que el propio Fernando se lamentaba, pensaba que tal vez por eso no lo tomaban en serio".

"Al menos -le decían a Madrid-, sus cuentos no están escritos en alemán". Pero era Fernando Quiñones quien le corregía los textos, le aconsejaba, le animaba, le invitaba a su casa: cayó bajo su ala. No puede existir una mejor relación entre un premio y un premiado.

"Yo ahora doy clases -indicó Juan Madrid, que imparte cursos de narrativa y guión en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de Baños (Cuba) y en Hotel Kafka (Madrid)-, con lo que entiendo más que nunca lo pavoroso que es leer los cuentos de alguien por obligación, y el gran mérito que tuvo Fernando ayudándome". Madrid apunta que ambos escritores vivieron una especie de "vida paralela": "Recuerdo que había una época en la que yo vendía puros en el cabaret, a dos duros la pieza, y creo que lo que me gustaba era ir allí y que las chicas me saludaran y me conocieran...", rememoraba el autor. La anécdota casa con la sensación de nostalgia por una época y unos escenarios cada vez más extintos que el autor llega a plasmar en esta novela.

Para la viuda de Fernando Quiñones, Nadia Consolani, descubrir el nombre de Juan Madrid como ganador de esta edición del certamen fue algo extraordinario: "Al abrir la plica y ver su nombre, salieron también todos los recuerdos del pasado", confesó.

"En esta época de desastre y decadencia que estamos viviendo, en la que España e Italia parecen ir de la mano -comentaba Consolani-, Juan refleja perfectamente todo ese escenario en su novela, que resulta un libro redondo, maravillosamente escrito, a pesar de tratar un tema como las redes mafiosas, que yo siempre he tratado de evitar", indica la presidenta de la Fundación Fernando Quiñones.

Para el jurado, Los hombres mojados no temen a la lluvia es una obra que sigue "la estela del clasicismo de la novela negra con un toque romántico", y que trata "temas de actualidad que inciden en la corrupción de nuestro tiempo."

El Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones constituye uno de los principales galardones de novela del panorama nacional e internacional, y forma parte de la serie de premios literarios, artísticos y de investigación que convoca anualmente la Fundación Unicaja.

Junto a Juan Madrid y Nadia Consolani, al acto de entrega de este XIV premio acudieron ayer el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz, Antonio Castillo; la directora de la Obra Social de Unicaja, María Dolores Cano; el Director Territorial de Unicaja de Cádiz, Jaime Sánchez Lacasa, y Valeria Compi, como representante de Alianza Editorial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios