Arte

La sabiduría gráfica de Chanivet

  • El artista puertorrealeño inaugura mañana en la Sala Rivadavia la exposición titulada ‘Chanivet: #loquenoséquesé’, donde presenta una selección de su obra de los últimos 20 años

José Antonio Chanivet comenta su exposición en Rivadavia con el diputado de Cultura, Antonio González. José Antonio Chanivet comenta su exposición en Rivadavia con el diputado de Cultura, Antonio González.

José Antonio Chanivet comenta su exposición en Rivadavia con el diputado de Cultura, Antonio González. / Lourdes de Vicente

De las matemáticas al lienzo. De una ciencia exacta a la creatividad más amplia y más libre. Así surge la exposición Chanivet: #loquenoséquesé, una muestra que se podrá ver desde mañana en la Sala Rivadavia de Cádiz en la que el puertorrealeño José Antonio Chanivet presenta una selección de su producción artística de los últimos veinte años, y que debe su título al prólogo de un libro del matemático británico Marcus Du Sautoy.

Así lo contó ayer el propio autor en la presentación a los medios de esta exposición, en un acto que contó con la presencia de Antonio González Mellado, diputado provincial de Cultura. Es la primera vez que Chanivet, que acumula una larga y convincente trayectoria artística, expone en solitario en una sala vinculada con la Fundación Provincial de Cultura de Diputación, aunque su nombre ha estado vinculado en varias ocasiones a la institución provincial desde que en 1999 debutara en sus paredes entonces de la mano del museo linense Cruz Herrera.

Fue un matemático amigo quien puso a Chanivet en la pista del libro Lo que no podemos saber. Exploraciones en la frontera del conocimiento, del británico Marcus du Sautoy, matemático y presentador del programa de la BBC The Code. José Antonio Chanivet, que se declara en las antípodas de la ciencia matemática, quedó en cierta manera prendado de la introducción de esta obra, donde el autor plantea una sencilla clasificación del conocimiento humano que se resume así: “Lo que sabemos que conocemos; lo que sabemos que no conocemos; lo que no sabemos que no conocemos; lo que no sabemos que conocemos”. A Chanivet le llamó la atención la última frase, le hizo pensar, y de ahí extrajo el hilo conductor de su muestra y el título de la exposición, ese loquenoséquesé que el artista puertorrealeño une gráficamente, al que añade la almohadilla que etiqueta los temas en redes sociales y al que, finalmente, le otorga categoría de primera persona al situar su propio apellido en el nombre de la exposición.

Consciente o inconsciente de lo que sabe, Chanivet revela en sus cuadros, un total de 16 obras de carboncillo sobre papel y lienzo, un mundo tan personal como en ocasiones colectivo, una selección de obras de sus últimos veinte años que ha realizado con especial atención para esta muestra: “Soy muy exigente conmigo mismo y he realizado una selección muy cuidada”.

Entre las obras hay escenas urbanas, platos con restos de comidas, sofás tirados en la calle, escaparates de tiendas donde se refleja el tráfico y hasta una visión aérea de un supuesto laberinto que, explicado por su autor, resulta ser la propia Sala Rivadavia.

Un texto escrito por el crítico de arte Bernardo Palomo sirve de pórtico a esta exposición de Chanivet, que se podrá ver en Cádiz hasta el próximo 20 de diciembre. El horario, de lunes a viernes, es de 10.30 a 13.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios