Cultura

Los retos del Teatro Romano y la ampliación del Museo

  • La tercera fase del centro de la plaza de Mina se ralentizará en su ejecución por la crisis

Entre el amplio listado de proyectos en los que participa la Delegación Provincial de Cultura, hay dos actuaciones sobre los que incide de forma muy especial Yolanda Peinado: la tan esperada ampliación del Museo de Cádiz y la continuación de las excavaciones del Teatro Romano y la apertura de servicios complementarios.

En el primero de los casos, hace ya tiempo que se descartó tener terminada para los fastos del Bicentenario la ampliación del edificio ocupando las dependencias actuales de la Escuela de Artes. Desde hace años se ha estado pendiente de la salida de este centro educativo, que se reubicará en un edificio de nueva planta, ya en construcción, junto a El Corte Inglés. Estas instalaciones, sin embargo, no estarán listas hasta el 2012 lo que hace inviable, lógicamente, acometer las obras previstas en el Museo.

Por contra, sí estará a tiempo la transformación de la Casa Pinillos en un espectacular anexo del principal museo de la provincia, que este año podría alcanzar la cifra de los 100.000 visitantes. Las obras de este palacete podrían estar terminadas a lo largo del primer semestre del 2011. Comenzará entonces el complicado proceso de instalación de todas las piezas en el inmueble por lo que se espera tenerlo abierto al público a finales del próximo año o, como muy tarde, a principios de 2012.

La operación de ampliación del Museo por el edificio del Callejón del Tinte llegará, en todo caso, en una época muy complicada en pleno proceso de recortes en las inversiones. No obstante, Yolanda Peinado espera que "la situación económica comience a remontar en 2013" y se pueda ir acometiendo poco a poco la tercera y última fase del plan "que para nosotros será entonces una de nuestras prioridades". En todo caso, ya se sabe lo que se quiere realizar en este edificio (nuevas salas, reordenación de los contenidos, ampliación de los almacenes, apertura de una cafetería y tienda...) pendiente también de cerrar un acuerdo con la Academia de Bellas Artes ya que la delegada considera que sus salones deberían de integrarse en el nuevo complejo museístico.

Si Peinado se muestra orgullosa por el trabajo en el Museo de Cádiz, aún más lo está respecto al proyecto en el Teatro Romano. Lo que se ejecuta en pleno barrio del Pópulo de la capital es una operación de auténtica microcirugía, con excavaciones bajo edificios centenarios para recuperar nuevos tramos del teatro bimilenario.

El Centro de Interpretación y Visitantes avanza a buen ritmo tras ser adjudicada su instalación hace apenas unos días, por lo que podrá estar terminar de cara a los eventos del Bicentenario.

En cuanto a las complicadas obras de excavación del Teatro, se terminará la primera fase quedando pendiente las dos restantes. En la segunda se procederá a realizar las excavaciones bajo las edificaciones mientras que la tercera se centrará en la puesta en valor de todo aquello que se vaya encontrando, algo que la propia delegada reconoce que es "una incógnita". Ejecutada todas estas actuaciones, se habrá recuperado una parte muy importante de unos de los grandes teatros del Imperio Romano.

"Sacar a la luz los restos de este importante equipamiento será no solo un gran avance para el patrimonio cultural español sino también será esencial para el propio desarrollo económico de la ciudad de Cádiz y en especial para el barrio del Pópulo (en cuyo subsuelo se encuentra parte de este coliseo) ya que éste se enriquecerá con la presencia de este gran teatro", constata la delegada.

La entrada al Teatro Romano de Cádiz se hará a partir del próximo año por el acceso existente en la Posada del Mesón, en pleno corazón del barrio del Pópulo, tras lo que se cerrada la existente en el Campo del Sur. Este cambio se realizará una vez queden libres las viviendas sociales que aún están ocupadas en la Posada. La Oficina de Rehabilitación de la Junta espera cerrar el traslado de los vecinos que residen en este histórico edificio en cuestión de unos meses a otras viviendas sin afectar para nada su calidad de vida. Esta operación de desalojo facilitará la conversión de la Posada del Mesón en un museo o centro de interpretación dedicado a la presencia del Imperio Romano en Cádiz, una apuesta defendida desde un principio por el equipo de arquitectos encargados del proyecto de recuperación del Teatro y de su centro de recepción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios