Cultura

"La prioridad ha sido el respeto a los originales"

La técnica, Pilar Morillo.

La técnica, Pilar Morillo. / lourdes de vicente

Uno de los primeros elogios de Miguel Ángel Vázquez, al inicio de su visita a la nueva sala de la Tía Norica, se dirigió a Pilar Morillo, técnica del Museo de Cádiz que se ha encargado de la restauración de esta valiosa colección. El proceso ha sido lento y extremadamente meticuloso, alargándose incluso durante los últimos años. La prioridad, comenta Morillo a Diario de Cádiz, ha sido "el respeto absoluto a los originales".

Destaca la especialista que cuando se comenzó el trabajo de restauración el conjunto se encontraba "en muy mal estado. Había mucha acumulación de polvo, muchos rotos en los telones, maderas muy frágiles...".

Tras años de abandono la colección de las marionetas fue adquirida por el Ministerio de Cultura en la década de los setenta del pasado siglo. Aunque entonces se realizaron trabajos de restauración, algunos desafortunados como se ha descubierto ahora, llevaban años sin tocarse.

En este sentido, Pilar Morillo destaca que la complicación en el trabajo se ha debido a "la necesidad de trabajar con materiales textiles, cartones, madera, elementos metálicos, que necesitaban cada uno un tratamiento muy especial, con un respeto absoluto a los originales. No hemos quitado nada, incluso los bastidores son los antiguos, porque hemos querido conservar la Tía Norica pura".

Lo realizado ha ido desde recuperar la policromía, que estaba muy dañada, hasta reparar piezas incluidos los animales o el mobiliario presente en cada uno de los 'escenarios'.

En la visita a la muestra realizada por el director del Museo se resaltaron los "gestos muy peculiares de los personajes para que los niños lanzasen exclamaciones al verlos, o los brazos de las marionetas, que cuentan con fragmentos de plomo para que pesen y parezcan más naturales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios