Cultura

El postismo en plena dimensión lúdica, en las jornadas de Ory

  • Mañana arranca el encuentro en el Reina Sofía y la Central Lechera, donde su hija protagoniza una performance interactiva

Homo ludens -hombre que juega-, es el término que acuña Laura Lachéroy, presidenta de la Fundación Carlos Edmundo de Ory, para definir el espíritu de las IV Jornadas de la fundación que lleva su nombre.

Mañana arranca este encuentro bajo el título El postismo en juego, con una clara intención de traspasar los límites convencionales, desde la dimensión lúdica de la creación literaria y plástica vanguardista en la que se mantuvo esta corriente impulsada por Ory y su compañero Eduardo Chicharro.

Así lo presentaba la viuda del escritor, que acudió al acto de presentación acompañada de Javier Vela, gerente de la fundación y el concejal de Cultura, Alejandro Varela, que alabó el ritmo creciente de una institución que trata de llevar el nombre de Ory a todas las capas de la sociedad.

De esta forma, Lachéroy diseccionó las tres patas en las que se asienta el encuentro de este año.

Entre ellas, el acto de donación del legado literario de Eduardo Chicharro a la Fundación Carlos Edmundo de Ory, de la mano de su propio hijo, Antonio Chicharro Papiri, y con la participación de la alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez. Una buena noticia para una fundación que crece y se crece entre legajos y documentos que perpetúan el sentimiento de un movimiento, el postismo, que idearon en buena parte juntos. Una colección que pretenden catalogar, como se hizo con el legado Ory, integrado por 8000 volúmenes. "Chicharro y Ory trabajaron juntos y también escribieron al alimón", apostilló Javier Vela, al hilo de la posible aparición de nueva documentación sobre el poeta gaditano.

En este apartado comentó que el legado Ory podría reunirse al completo si se cumplen las previsiones manifestadas por el Ayuntamiento de traer toda la correspondencia a la sede antes de que finalice el año.

La segunda pata reseñable es la peformance que la hija de Ory, Solveig de Ory, lleva mañana a la Sala Central Lechera, junto a su marido, Jean-Robert Sédano. Dibujos de sonidos es el nombre de la instalación audiovisual interactiva, con el que "vemos cómo continúa el espíritu del homo ludens a través de su hija", dijo Laura Lachéroy. El carácter innovador y lúdico de las vanguardias se mantiene con esta pieza ideada desde las nuevas tecnologías, tomando la obra de Carlos Edmundo de Ory como punto neurálgico, y al público como participante activo. "La poesía es atemporal y puede disfrutarse en cualquier soporte y formato", puntualizó Vela.

Una performance que se pondrá en marcha tanto para colegios e institutos, como para el público en general en dos citas.

Por último, en el afán de llevar el universo Ory al resto de la sociedad, la Fundación ha firmado un convenio con el Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Universidad de Cádiz, que ha creado el material didáctico específico para comprenderlo. "¿Cómo leer a Ory?, es el nombre de esta iniciativa que se va a divulgar en las aulas de universidades e institutos de la provincia gaditana. Si bien, tienen previsto llevarlo al resto de Andalucía.

Completan el encuentro un coloquio sobre Idea, música, léxico y juego en Las Patitas de la sombra, de Eduardo Chicharro y Ory, y el Taller postista impartido por Ana Sofía Pérez Bustamante, para lo que es necesario inscribirse previamente desde el correo info@fundacionory.com.

Una jornada de cuya edición anterior se ha editado en una publicación, con la recopilación de las actas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios