Cultura

Los personajes que pueblan 'Universos para incrédulos' llegan hoy al Pay Pay

  • Miguel Guillén presenta la selección de sus historias que publica Cazador de Ratas

Dos de las ilustraciones de Miguel Guillén. Dos de las ilustraciones de Miguel Guillén.

Dos de las ilustraciones de Miguel Guillén.

Miguel Guillén lleva, digamos toda la vida, trabajando con esas ilustraciones propias del stencil graffiti, de las plantillas callejeras, que alcanzan en las obras Bansky su explicación más rápida. Si en este último los dibujos eclosionan en una conclusión moral, entre sonriente y ácida; en las propuestas de Miguel Guillén, las ilustraciones arropan una historia. Guillén presenta esta tarde en el Café Teatro Pay Pay una selección de sus últimas creaciones, publicadas por Cazador de Ratas. Un Universo para incrédulos a medio camino entre los aerolitos de Carlos Edmundo de Ory y del amor por la imposibilidad de Borges -dos autores que el ilustrador considera fundamentales-, y que juega con los buenos términos entre letra y trazo artístico. Los dibujos de Miguel Guillén van siempre, como la escritura, en negro sobre blanco, en una relación de simbiosis que empezó a cultivar de estudiante.

Como explica el periodista Tano Ramos en el prólogo del libro, Guillén parte de referencias asentadas en el imaginario para después añadir un elemento distorsionador -que es la mejor forma de hilar una historia-. Y sus dibujos tienen, además -apunta también Tano Ramos-, un personaje muy claro, muy definido, que llama a ser desarrollado. El pescador de caña que levanta el sol a puro nervio; la mujer que caza mariposas que salen de sus faldas; la niña con un corazón hecho globo, visceral y de helio; el astronauta de bandera pirata; el niño pájaro (¿ángel?) en el alambre; la bailarina con piernas de muelle, que quiere saltar por encima de todo y de todos... Todos son protagonistas de esos Universos para incrédulos, en unas historias propuestas por Miguel Guillén, desde luego, pero que han sido creadas con vocación de lector infinito dentro: sus ilustraciones resultan evocadoras sin remedio, tan poderosas que invitan a cualquiera a desarrollar su propio relato. Esa es su condición, su naturaleza.

Miguel Gillen (Cádiz, 1979) es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y atesora más de una década como ilustrador e infografista en distintos medios de comunicación de la provincia de Cádiz. A lo largo de los últimos años, ha protagonizado distintas muestras monográficas: Impresiones, Criaturas, Mijitas, Cachivaches y la propia Universos para incrédulos, sobre el libro que hoy presenta, que se expuso recientemente en el espacio jerezano ArteADiario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios