Cultura

"Con esta obra uno mis dos pasiones, el cine y la poesía"

  • El gaditano presentó ayer su tercer poemario 'Las gafas de Allen', dentro de las actividades paralelas del festival y acompañado por Patxi Andión

El universo de Luis García Gil está formado por los planetas más bellos: la música, el cine, la poesía... Un universo que invita a soñar, a elevar el espíritu, a consumir creación y, por ende, a crear. El escritor gaditano, el poeta -"me gusta reivindicarme como poeta", confiesa- alinea dos de estos satélites que flotan a su alrededor y lo atraviesan en su nueva publicación, Las gafas de Allen, que ayer se presentó dentro del programa de actividades paralelas de la 45 Muestra Cinematográfica del Atlántico. "Con esta obra uno mis dos pasiones, la poesía y el cine", dice. Y no es poco.

Ciento treinta y siete páginas editadas por Origami donde tienen cabida un buen puñado de poemas y de temas. Las madonas renacentistas, el jazz, Fellini, Bergman, Manhattan, Groucho Marx y Allen, despistado, neurótico, desvalidamente tierno, como elemento unificador de la obra pero que te permite "irte por las ramas", define García Gil, deambulan por las piezas repartidas en los dos bloques de los que consta el tercer poemario del autor tras La pared íntima y Al cerrar los ojos.

"Creo que este libro puede encajar tanto en la sección de poesía como en la de cine, puede interesar tanto al lector de poesía como a los cinéfilos y a los interesados en la obra del director neoyorkino", defiende García Gil que, además, opina que Alcances es un marco ideal para presentar su libro pues "muchas de las películas de Woody Allen tienen indudablemente un tono documental -género hacia el que ha virado desde hace unos años la Muestra- como, por ejemplo, Toma el dinero y corre, además de que este año en la clausura de la cita se proyectará un documental sobre él".

Por otro lado, la presentación de Las gafas de Allen entronca a la perfección con ese espíritu multidisciplinar con el que Fernando Quiñones creara el festival hace 45 años. "Pienso que septiembre en Cádiz debería ser un mes cultural y multidisciplinar con la excusa de Alcances, se deberían de hacer muchas más actividades paralelas recobrando ese espíritu quiñonesco", valora.

Para poner su grano de arena a esta labor de recuperación del espíritu primigenio de la fiesta de la Caracola, García Gil orquestó una presentación donde, además del cine y la poesía, la música también estuvo muy presente. De esta forma, el prologuista de la obra, el cantautor Patxi Andión, firmó a medias la puesta de largo del poemario donde se intercalaron las piezas de Las gafas de Allen, y otros poemas de García Gil, con las canciones del músico. "Me apetecía mucho que mis poemas se fundan con sus canciones porque Patxi Andión para mí es una referencia, con lo cual es muy fácil que su universo y el mío confluyan. De hecho, Patxi Andión, por ejemplo, cantó la famosa Oda a Walt Withman de Lorca y en el poemario de Las gafas de Allen hay referencias a Withman y a Poeta en Nueva York... Cuando hay una sensibilidad parecida, los mundos convergen", decide.

Una comunión de intereses que comenzó con la lectura del poema que da título al nuevo poemario del escritor. "Ese poema explica un poco la historia del por qué Allen usa esas gafas de montura negra", apunta el creador que también escribe otras reveladoras piezas como La muerte del cine.

Poemas que tienen su origen en aquella hermosa colección de pliegos que editaba Diputación y coordinaba Mercedes Escolano, 7 Mares. "Eran unos doce poemas que aparecieron en 2008 en esa colección y aunque otros autores entendían esas obras como ¡algo cerrado, yo ya sabía que ese libro de poemas iba a ser algo que había que redondear", rememora el autor que, ahora sí, ha visto culminado y completo, su homenaje a Allen y a su amor al cine.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios