Encuentros

La novela negra desembarca en la Bahía con el ciclo literario ‘Cádiz Criminal’

  • La Fundacón Cajasol organiza encuentros durante todo el otoño con algunos de los primeros espadas de un género que en España ha experimentado un boom de ventas

La azotea de la Fundación Cajasol, en la plaza de San Antonio, acogerá las citas literarias.

La azotea de la Fundación Cajasol, en la plaza de San Antonio, acogerá las citas literarias. / Lourdes de Vicente

“La novela negra más estimulante es intrínsecamente filosófica, ya que por principio va en búsqueda de una verdad: quién engañó, robó, secuestró o mató... a X; o qué impelió a X a engañar, robar, secuestrar, matar...”. Esta sencilla definición aparece en el arranque de una de las nuevas biblias de los amantes de la literatura criminal, Lo leo muy negro, una obra firmada por Antonio Lozano, responsable de la serie negra de la editorial RBA y que será el encargado de abrir el próximo viernes una serie de encuentros con autores del género en el ciclo Cádiz Criminal, que organiza la Fundación Cajasol.

A raíz del boom que significó en 2005 la publicación de la trilogía Millenium, de Stieg Larsson, y su posterior expansión a todo lo que fuera crimen escandinavo, la industria editorial española puso el foco en un fenómeno que ya había dado muy buenos dividendos durtante toda la segunda mitad del siglo XX, aunque en España nunca había tenido muchos representantes autóctonos. Andreu Martín en los años 60 y 70 fue uno de los más audaces y, posteriormente, Vázquez Montalbán y su saga de Carvalho habían revalorizado el género.

“Ahora goza de más salud que nunca”, reconoce Lozano. Una de cada cuatro novelas que se venden en nuestro país pertenecen o están hermanadas con el género y la semanas negras, desde que Gijón ejerciera de pionera, salpican toda la geografía. Estos encuentros con autores del género se convierten en peregrinaciones de miles de devotos lectores del crimen, sus consecuencias y sus causas, ya sean ficción o basados en la realidad, ya que esta literatura ha creado el subgénero del True crime que inauguró Truman Capote con la obra maestra y canónica A sangre fría.

La Fundación Cajasol ha querido sumarse a esta tendencia dedicando parte de su programación otoñal a satisfacer a los seguidores de estas novelas y ha convocado a algunos de los primeros espadas del género. Con la coordinación de los periodistas Pedro M. Espinosa, que cada semana trae a estas páginas un nuevo capítulo del serial Negro sobre negro, y Pedro Ingelmo, autor de Galería del crimen, una recopilación de sucesos con resultados de muerte que trataban de explicar “la historia de la provincia a través de un puñado de asesinos”, se ha diseñado un programa que quiere abarcar diversos aspectos de la creación de una escenografía que, a través del delito, intenta dibujar la España de nuestro tiempo.

El viernes abre el ciclo Antonio Lozano, que hará un repaso desde los orígenes del género hasta nuestros días, con una charla repleta de anécdotas que se pueden encontrar en su libro Lo leo muy negro. También, como editor que es, dará algunas claves sobre las fórmulas de selección de la que es una principales editoriales españolas en este terreno.

El 28 de octubre será el turno de Benito Olmo, un escritor de Cádiz que ha cosechado un enorme éxito con sus novelas La maniobra de la tortuga, cuya adaptación cinematográfica se estrenará en los próximos meses y El gran rojo. Actualmente vive en Alemania. Olmo contará su experiencia y su perseverancia para conseguir convertirse en escritor.

Alexis Ravelo tendrá su turno el 25 de noviembre. El caso de Ravelo, canario por los cuatro costados, es especialmente interesante por la dificultad que tiene abrirse camino desde el punto más meridional de España. Sus novelas son negras y trascienden del género negro. Se podría decir que es el nuevo Rafael Chirbes, que con Crematorio mezcló lo negro con los manejos de la España de la corrupción. Una de las últimas obras de Ravelo, Un tío con una bolsa en la cabeza, profundiza en las miserias de la política local con un ritmo trepidante y una escritura luminosa. Ravelo se refugia en el género para crear un fresco de lo que le rodea. Ravelo es uno de los grandes escritores del momento.

Cierra el ciclo la sevillana Susana Martín Gijón el 2 de diciembre. Autora de la saga policiaca Más que cuerpos y convertida en superventas gracias a sus novelas Progenie y Especie, representa lo mejor del relato criminal que sabe llegar de forma directa al lector. Podría considerársele en la estela de lo que en su día logró Dolores Redondo con su trilogía del Baztán, pero trasladado a Andalucía. Eso sí, que no se le pregunte por la mujer en la novela negra. “No hay una mujer en la novela negra, hay muchas. Somos más de la mitad. A mí más que de la mujer en la novela negra me interesa hablar de otras cosas, como los problemas sociales que están en mis novelas”. comenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios