alba carmona. vocalista de las migas

"La música es un bálsamo, la música es calma, un refugio para muchos"

  • El grupo barcelonés estará mañana por la noche en el Baluarte de la Candelaria de Cádiz con su gira 'Vente conmigo', título del último disco de la pujante y asentada banda musical

Alba Carmona (izquierda), junto a Alicia Grillo, Roser Loscos y Marta Robles en una imagen promocional. Alba Carmona (izquierda), junto a Alicia Grillo, Roser Loscos y Marta Robles en una imagen promocional.

Alba Carmona (izquierda), junto a Alicia Grillo, Roser Loscos y Marta Robles en una imagen promocional. / las migas

Mañana llegan a Cádiz Las Migas, el grupo de origen barcelonés que apura sus últimos conciertos de la gira española antes de partir, en octubre, a las dos Américas. Alba Carmona, la vocalista, ejerce también como voz cantante en esta entrevista telefónica.

-¿Qué le espera al público que acuda a la gira 'Vente conmigo'?

-Es el tour con el nombre de nuestro último disco. Básicamente lo que hacemos es poner en escena todo el montaje de este disco, que habla del amor y de cosas muy positivas, y es un poco una fiesta de emociones, pasamos por muchos estados de ánimo, en el concierto pasan muchas cosas, hay un momento para cada una de nosotras, una parte escénica que sólo se puede ver en directo. Y en Cádiz contamos con la colaboración de Las Mónicas y Ana Salazar, con las que tenemos un vínculo personal bastante fuerte. Y tenemos muchísimas ganas porque hace como unos tres o cuatro años que no presentamos nada en Cádiz.

-¿Hay algún repaso a la anterior discografía de Las Migas?

-Hay alguna cosa, sí. Todavía rescatamos algunos de los tema antiguos, sobre todo del segundo disco, Nosotras somos, pero no excesivamente porque como te digo también hay una parte escénica y un lugar para cada una de nosotras que son cosas nuevas que tampoco están en ningún disco. Ahora nos centramos mucho en presentar lo que son los nuevos temas, pero sí que hay guiños hacia lo anterior.

-¿Cómo es ese espacio reservado para cada una de Las Migas?

-Hay un poco de todo. Yo tengo un número que introduzco un poco de danza, luego los instrumentales: quizás hasta hoy no habíamos hecho en directo una exposición tan grande para cada una de nosotras. Hay espacio para la guitarra, para el violín... y también hay una parte de voz, de danza, muy poco, que no me dedico a bailar ni mucho menos, es como algo visual. Cada una aportará su discurso, aparte del que tenemos como grupo.

-En breve, Las Migas parte para una amplia gira por las dos Américas y Europa.

-Sí, exacto. En octubre cruzamos el charco, volvemos, estamos una semana y nos vamos a Europa, a trabajar en Alemania sobre todo y Suiza. Bueno, ahí vamos, tenemos por delante una gira bastante larga.

-En otoño ya hicieron una gira por Norteamérica. Ahora se repite y tuvo que ir muy bien. ¿Cómo son las actuaciones en estos lugares, cómo se afronta la gira?

-La verdad es que cada sitio es un mundo y a veces los sitios menos esperados, en los que tú crees que la gente no te va a comprender tanto, que te imaginas el público un poco más frío, pues es todo lo contrario. La verdad es que hemos ido a sitios muy curiosos, de Estados Unidos por ejemplo, de pueblos donde crees que no va a venir nadie a vernos, y sin embargo tiene una cultura hacia la escucha, hacia el respeto. Creo que es un mensaje que les llega muy nuevo y lo valoran muchísimo. Hemos encontrado un público muy cálido, con connotaciones diferentes al público español sobre todo, pero sí que veníamos muy reconfortadas de la gira anterior. Hemos trabajado mucho en Europa pero en Estados Unidos no, y no conocíamos mucho este público y realmente era muy efusivo, disfrutaba muchísimo y entendía muy bien lo que queríamos decir.

-¿Fueron conciertos en salas pequeñas o multitudinarios?

-No, hicimos un poco de todo, pero no multitudinarios. Hicimos teatros y algunas salas; el circuito era por centros culturales y universidades, que tienen sus teatros.

-Igual que en España...

-Sí, igualito, igualito (ríe). El sistema está muy avanzado allí en todo esto.

-¿La cultura musical en España sigue estando por detrás o no tanto?

-Creo que bastante por detrás. Yo estoy ahora mismo en Alemania y me cuentan cosas de las ayudas, del amparo que tiene la cultura, y creo que todavía nos queda mucho recorrido por hacer. Tenemos nuestras cosas muy buenas pero otras que quizás tendríamos que aprender de los países más cercanos, que tampoco hace falta irse tan lejos.

-Alba Carmona participó en los coros del primer disco de Las Migas, y después se incorpora al grupo por Silvia Pérez Cruz. ¿Fue fácil unirse a la banda?

-Pues la verdad que sí. Yo conocía a Las Migas, estudiamos juntas en el ciclo superior y había colaborado con ellas en directos, era muy amiga de todas ellas, especialmente de Marta, y había como una comunicación musical muy grande. Cuando has tenido relación a este nivel, a la hora de entenderte es bastante más fácil. Cuando yo entré, no intentábamos asemejarnos a lo anterior, intentábamos dar un nuevo discurso, hacer como una nueva etapa y no estar colgadas de lo anterior. Como tuve la libertad de poder explicar y de poder cantar como yo lo hacía, la verdad es que fue fácil. Y tuvimos mucho apoyo de nuestro entorno y de la prensa. Hubo mucha confianza en la nueva etapa y fue más un disfrute que no sentir la presión de que estaba reemplazando a nadie. Fue una evolución hacia otro lugar, otro camino, ni mejor ni peor.

-En vuestra web hay un vídeo con la canción Gitana hechicera que cobra actualidad porque está grabado en las calles de Barcelona, como Las Ramblas, y está dedicado a Barcelona. ¿Cómo han vivido el atentado?

-Pues muy mal. De repente, sientes toda esta amenaza y tristeza que puede crear esto en una ciudad y en un pueblo, y víctimas..., tanto como se puede vivir en el resto del país, pero como toca a tu tierra, es mi ciudad, donde yo he trabajado en Las Ramblas muchísimos años de mi vida, lugar que frecuento, donde nunca he sentido ningún tipo de peligro, de repente te ves vapuleado. Es inevitable sentir miedo, aunque es verdad que tenemos que seguir con todo, tenemos que hacerle frente a todo pero no deja de ser algo que impacta mucho. He pasado unos días bastante abatida. Nosotras le tenemos un cariño a Barcelona porque es nuestra ciudad.

-¿Esta rumba es una canción que está incluida en la gira?

-Muchas veces la tocamos, en la gira anterior era como nuestro colofón final y en esta gira depende un poco de cada concierto. Pero es un tema que nos gusta mucho, que la gente reconoce mucho, es un momento para cantar con el público.

-Es evidente que son mejores las bandas musicales que las bandas criminales. ¿Qué tiene que decir la música en todo esto?

-Por supuesto, yo creo que la música es un bálsamo, entre otras cosas, que es mucho mejor una banda musical que criminal, no tiene comparación ninguna, y creo que la música debe aportar un poco eso, una calma, un refugio para muchos. Para mí lo fue en estos días tan complicados, necesitaba cantar y despejarme de esa forma. Y nosotros compartimos por las redes sociales eso, nuestra versión de Gitana hechicera, cosas que hemos hecho en Barcelona. A este nivel se necesita un poco de calma, y la música me ha reconfortado, me emociona y es una manera de unirnos, la música une mucho a las personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios