Cultura

Una muerta muy viva

el cADÁVER DE ANNA FRITZ

Thriller, España, 2015, 76 min. Dirección: Hèctor Hernández Vicens. Guión: Hèctor Hernández Vicens, Isaac P. Creus. Intérpretes: Alba Ribas, Cristian Valencia, Bernat Saumell, Albert Carbó. Cines: Bahía Mar, Odeón Los Barrios.

El debut de Héctor Hernández tiene una buena y turbadora idea de partida: el cadáver de una famosa actriz es profanado en la morgue de un hospital por tres amigos festeros, misóginos y farloperos hasta que ésta resucita en plena violación.

A partir de esa idea sin duda macabra y morbosa, que algunos han querido emparentar con los relatos de terror de Poe, la película no consigue sin embargo sostener la premisa y su desarrollo dentro de unas mínimas coordenadas de credibilidad e intensidad dramática para adentrarse directamente en un ridículo de ida y vuelta filmado como si todo fuera muy importante y serio.

Procedente del festival de Sitges, El cadáver de Anna Fritz asume una estética sobria y una atmósfera clínica pero no sabe qué hacer con sus tres niñatos insufribles en manos de actores terriblemente malos, ni con lo que tengan que hacer o decir en esa situación cada vez más forzada y extrema. A su lado, a la estrella renacida no le queda otra que abrir muchos los ojos, apretar los puños y luchar por la supervivencia por encima de la imaginación del más caprichoso de los guionistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios