Cultura

Las muchas luces de Cecilio Chaves

  • El autor gaditano cambió de escenario para llevar a la galería Fedarte la muestra 'Jerez, entre el cielo y la tierra'

Cada luz es diferente. ¿Cómo hacerla inolvidable? ¿Raptarla, quizás? ¿Atraparla en un bote de cristal? ¿En una cajita? ¿O en un lienzo, tal vez? Hay quien la sabe inmortalizar, hacerla eterna. Cecilio Chaves, un atrapaluces de Cádiz, quedó abducido por las de Jerez. "Es la primera vez que pinto esta ciudad, que me parece preciosa. Si no me hubiese gustado, no la hubiese pintado nunca (ríe). Eso lo tengo muy claro", comenta el autor gaditano, que acaba de clausurar en la jerezana galería Fedarte Jerez, entre el cielo y la tierra.

Una localidad en la que, al estar un poco más al interior, "la luz alcanza otro punto, es diferente. Es algo intermedio con Sevilla. Los artistas cuando estamos pintando tenemos la capacidad de captar eso. Es un toque diferente, ni mejor, ni peor", añade. La luz le guió hasta Jerez, "donde hay una mezcla preciosa de esas luces. Esa calle Larga, que para el residente puede parecer tan típica, pero al forastero le llama la atención". De hecho, el artista ya piensa en pintar la ciudad desde sus azoteas, como ya ha hecho con Cádiz. "Ya con más tiempo, me gustaría tener desde estos tejados otra perspectiva de la ciudad. Sí, quiero seguir pintando a Jerez. Y si me propusieran desde el Ayuntamiento mostrar mi obra al aire libre como hago en Cádiz, estaría encantado".

Cecilio Chaves hace refencia al robo de dos de sus obras del mercado de abastos gaditano, así como de los destrozos que se han hecho en las que expone también allí Marina Anaya. "Creo que la gente no tiene respeto hacia nada. Lo nuestro es una forma de expresión y mi obra está pensada para exponerla en la calle, así que cuando el ladrón vea lo que se ha llevado en su casa, se va a llevar un chasco, no está pensada para eso. Por eso, hice una intervención en la misma pared del mercado para demostrar que las obras no se hacen solas. Y respecto a lo de Marina, sí que ha sido algo sangrante, para hacer daño. Si las cosas no gustan, hay que respetarlas igual".

Chaves, siempre inmerso en la figuración y el paisaje urbano, está preparando una exposición para Vigo y otra para el pueblo gallego Tomiño, donde ha vivido muchos años, aunque ahora esté afincado en su tierra natal. Asimismo, tiene a la vista una muestra a final de año en la galería Benot: "Pensaba que no, pero pintar en la provincia es otra historia. Llegar aquí ha sido como ver la luz de nuevo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios