Cultura

"El mejor legado para las nuevas generaciones es saber qué pasó"

  • Marcos Ana presentó 'Decidme cómo es un árbol', su libro de memorias, en Diputación

Al año de la publicación de sus memorias, Marcos Ana asegura sentirse "desbordado". Asombrado por la cantidad de correos (50 ó 60 al día) que recibe y por las numerosas invitaciones que le llegan desde distintos puntos del mundo. En su contestador ha puesto un mensaje que dice que no concede entrevistas. Y acaba de llegar de Bélgica, donde hace dos días presentó su Decidme cómo es un árbol en el Parlamento Europeo: "Ha sido una experiencia interesante -comenta-. Había diputados de todas las tendencias, excepto del PP. Y si estaban, no los vi".

Decidme cómo es un árbol va ya por los 50.000 ejemplares. Recuerda el autor cómo el año pasado, en su presentación en Burgos -donde estuvo preso la mayor parte del tiempo-, el Ayuntamiento local (PP) le obsequió con 16 rosas blancas y 7 rosas rojas, por el total de sus años de encarcelamiento.

Las memorias de Marcos Ana pudieron haberse escrito hace mucho tiempo. Vázquez Montalbán llegó incluso a ofrecerse a la tarea, decía: "Tú me lo cuentas, yo lo escribo y lo corregimos en un mes".

"Pero -apunta Marcos Ana- con el tema de la Memoria Histórica, se hacía más oportuno, como testimonio de toda una generación. No es posible olvidarlo todo. El mejor legado para las nuevas generaciones es que sepan lo que ha pasado en su país. De hecho, debería ser una asignatura casi obligatoria. La verdad ha de escribirse aunque sea con trazos de sangre para no olvidarla", insiste.

Sin embargo, Marcos Ana asegura que se sentiría "muy miserable si pensara que puedo compensar mis 23 años rompiendo la cabeza de quien me torturó. Mi auténtico logro sería que triunfasen los ideales por los que luché , esa es la victoria de un hombre político".

Recordó, al inicio de su charla a los héroes ocultos: "Aquellos que vivieron lo mismo que yo pero de los que nadie se acuerda -explicó-. Como decía Mª Teresa León en Memoria de la Melancolía, algunos terminamos siendo símbolo del sufrimiento de los demás".

Afirma ir "por el mundo como un sonámbulo apresurado, como siempre", pero su vida presenta material cinematográfico en cada capítulo. Esa es, al menos, la opinión de Pedro Almodóvar, que ha decidido llevarla al cine. "Yo sabía que Almodóvar era un tipo talentoso, pero tenía cierto temor ante cómo podría plasmar mi vida -confiesa-. Sin embargo, me tranquilicé cuando un día me dijo que ya se sentía capaz de llevar a la pantalla lo que yo representaba. De hecho -ríe-, Aitana Sánchez Gijón y Javier Cámara me han preguntado: ¿Podrías hablar con Pedro?".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios