Cultura

El futuro de Gades

  • Las técnicas más novedosas en sistemas de consolidación de terrenos permitirá avanzar hasta tres metros en extensión bajo las viviendas que colindan con el Teatro Romano

Por primera vez en la historia de la construcción se hará compatible la vida de un edificio y las personas que lo habitan con la de un equipamiento público de la magnitud del Teatro Romano. En esta ocasión, los últimos avances arquitectónicos en consolidación de terrenos se pondrán a merced de la recuperación de parte de la orchestra y de la escena del que se considera el segundo teatro en proporciones más grande de Europa Occidental y del mundo: el teatro romano de Gades.

El arquitecto Emilio Yanes será el encargado de afrontar un proyecto de este calado (propuesta anexa en el infográfico), que pretende excavar bajo varios edificios del barrio del Pópulo: Mesón 15 y Bajo Escribano, 1.

Para ello se pondrá en marcha un ambicioso sistema de inyección de hormigón que, ante todo, servirá para afianzar las cimentaciones de los edificios bajo los que se va a intervenir. "Los cimientos sobre los que se asientan los edificios anexos al Teatro Romano no están en buen estado, de modo que, a veces, los muros no llegan a estar del todo apoyados", ha explicado Emilio Yanes.

Esta información se desprende de un amplio estudio geofísico "no destructivo" puesto en marcha a lo largo de los tres últimos años, en el que se ha desvelado que "existen muros con la cimentación desprotegida y a la intemperie, muros carentes de cimentación o muros con cimentación insuficiente y sobre rellenos sueltos o blandos". Para ello se ha utilizado el sistema sísmico pasivo y el de geo radar.

Para solventar estas deficiencias se reforzarán tanto las fachadas, como la parte inferior de los muros y las cimentaciones de todo el perímetro de la excavación actual y de la zona de la que hay que retirar tierra para excavar.

El sistema, "totalmente inocuo, sofisticado y seguro", posibilitará la inyección vertical de cemento a través de pequeñas perforaciones de siete centímetros de diámetro por las que discurrirán tubos de acero que recorrerán de arriba a abajo los edificios, "sin alcanzar los restos arqueológicos", comentó Emilio Yanes en la exposición del proyecto ante los vecinos del Pópulo.

Estos tubos irán dotados de un sistema de válvulas y un obturador que permite inyectar cemento "hasta conseguir la resistencia adecuada".

El sistema de inyección de hormigón será más intenso en la zona en que confluyen los muros (ver en el plano superior anexo) y, una vez finiquitado el perímetro, se procederá a retirar el terreno de relleno de forma parcial, en tres fases.

Esto último se llevará a cabo mediante arcos de descarga, permitiendo pasar debajo del muro de la fachada (la imagen final se adjunta en el plano inferior).

El sistema de actuación consiste en introducir arcos de acero (con una separación de 50 centímetros entre ellos) que van anclados en los muros, hasta completar un paraguas de inyección que posibilitará la creación de un túnel.

A través de estos arcos, que irán perforados, se introducen nuevos tubos de acero desde donde se inyectará más cemento para obtener una bóveda resistente "con garantías absolutas y sin desprendimientos", apuntó el arquitecto.

Los perfiles de los arcos irán revestidos con chapas de acero también perforadas para iniciar nuevas inyecciones de hormigón hasta conseguir un bloque armado. Así hasta completar férreo sistema de bóvedas que permitirá avanzar hasta tres metros en extensión por debajo de los edificios y dejar presentado el terreno "para que en un futuro se pueda seguir excavando con este sistema".

Hasta este punto llegará la fase 1 o estructural que afrontará Emilio Yanes, bajo la supervisión de dos jefes de obra. "Uno para la zona exterior y otro para la interior". La fase 0, en la que se encuentra sumida la obra en la actualidad, comprende la instrumentación y recogida de últimos datos del terreno.

Una compleja actuación que, entre las medidas de seguridad previstas para su ejecución, cuenta con la habilitación de puntos fijos de taquimetría de precisión que servirá para comprobar que los edificios no se mueven.

Con este proyecto, sumido en las técnicas constructivas más novedosas, el prestigioso arquitecto conseguirá atravesar el túnel del tiempo bajo los edificios del Pópulo para ver el Gades del futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios