Cultura

La esencia de la naturaleza en China desde el filtro de Lourdes Castro

  • La Sala Rivadavia acoge la exposición 'Reflexión y Materia: China', que ahonda en la proyección de imágenes en medios actuáticos a través de pintura, bocetos, fotos y recuerdos

Las vivencias, experiencias, reflexiones en torno a un viaje a China es el punto de partida de la exposición Reflexión y Materia, de Lourdes Castro Cerón.

La Sala Rivadavia acoge desde ayer los distintos estratos de un trayecto que ahora compone en este recorrido pictórico hilado a conciencia durante casi tres años de trabajo. Es la esencia de China a través de sus paisajes naturales, desde el filtro de la artista gaditana afincada en Madrid.

"El proceso se inició con este viaje de varios meses recorriendo el país en profundidad, no sólo por los lugares más emblemáticos, sino por lo más recoletos, donde prevalece la esencia de China", explica la autora de este proyecto enmarcado en otro más amplio que integra distintos viajes por otros países como América y Rusia.

De esta travesía no sólo se trajo la "maravillosa experiencia", sino un amplio registro de este proceso de trabajo compuesto por dibujos, bocetos, fotografías y cartas, que figuran también en el recorrido por la sala de la Fundación Provincial de Cultura de Diputación, en una proyección y en una estantería.

Materia tangible que desde la reflexión, ya en su estudio madrileño, le ha guiado en su trabajo en la "interpretación del comportamiento primigenio de la naturaleza, atendiendo a la incidencia de los elementos atmosféricos y físicos", trabajando fundamentalmente imágenes que se proyectan en medios acuáticos como ríos o estanques. Motivo neurálgico de la exposición que ha elegido también "por la importancia del agua en la cultura china".

Una experiencia en la que la autora se ha encontrado con paisajes dentro del paisaje, de modo que la naturaleza "construye, disuelve, mancha, transforma, salpica, arrastra...", interpelando de este modo a la pintura de Lourdes Castro.

Y de este recorrido brotan los trazos impregnados de sus vivencias, de los colores de los paisajes, la caligrafía, el contacto con sus gentes, la bruma blanquecina que invade sus paisajes fríos, el ruido de sus ciudades más cosmopolitas o el silencio de esos otros rincones que ha logrado explorar, marcando un fuerte contraste visual y artístico, entre otros aspectos que toman forma de sus pinturas.

Y es que para la artista es fundamental enfrentarse a la realidad antes de transformarla en estos cuadros trabajados en todos los formatos. Con pinturas tanto de sugerentes atmósferas, de jardines chinos, de praderas heladas, de lagos o ríos.

Un trabajo que alcanza mayor sentido visualizando las fotografías proyectadas en una de las salas, y que concibe como un resumen de las imágenes o momentos que más le transmitieron a la autora. Un expositor también completa el recorrido con la exhibición de cuatro de sus bocetos realizados en China, "me traje montañas de dibujos", algunas cartas, sellos, tinta roja china muy utilizada allí y un cuaderno que le regalaron en la pequeña tienda de una escuela de arte.

Un trabajo repleto de sugerencias y reminiscencias, nunca de "literalidad", sino de intuiciones de un país abordado desde sus propios paisajes.

Lourdes Castro Cerón Sala Rivadavia, Hasta el 19 de diciembre, de lunes a viernes de 10,30 a 13,30 h. Y de 17,30 a 20,30 h. Sábados: De 11 a 14 h.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios