Crítica de música

La esencia concentrada de Butterfly

Ana Troncoso y Pedro Miguel Calvo. Ana Troncoso y Pedro Miguel Calvo.

Ana Troncoso y Pedro Miguel Calvo. / j.s.f

Una valiente Ana Troncoso, soprano y alma mater de la obra La gheisa Cio-Cio-San, se entregó por completo el pasado domingo, en el repleto auditorio del Instituto el Convento de Bornos, y logró cautivar a un público nada acostumbrado a ver este tipo de representaciones en una de nuestras hermosas localidades de la serranía gaditana. ¡Brava!

Prácticamente todas las emociones que despierta la exquisita música de Puccini, y el fondo del argumento de una de sus óperas más famosas, Madama Butterfly, quedan concentradas en esta versión, donde Ana Troncoso hace un trabajo extenuador.

Junto a Ana, tuvo una muy notable intervención el tenor lírico-ligero Pedro Miguel Calvo, en el papel del teniente Pinkerton. Excelente, pese a la brevedad de su rol y a que su tesitura vocal se adecua más a interpretaciones belcantistas en los que puede lucir mejor sus estupendas cualidades canoras.

La dirección musical estuvo a cargo de la joven pianista Diana Rodríguez, que supo conducir el espectáculo con decisión, al frente del piano, único instrumento musical de la obra. Muy bien.

Ana desnuda la ópera de Puccini y expone sobre las tablas el alma de la dulce y desdichada Cio-Cio-San. Es una bomba emocional, que no necesita mayores argumentos para remover los sentimientos del espectador.

La obra está, en parte, dramatizada por dos actores, no cantantes, que hacen un relato paralelo. Es cierto que el efecto que se pretende tal vez no se consiga, por varias razones, pero que, en mi opinión, son fácilmente salvables, con algún retoque en la dramaturgia y decoración.

Pero lo importante de la representación es la iniciativa en sí que acerca al espectador no asiduo de la ópera a este maravilloso género.

Para ello, Staff Opera Club, responsable del espectáculo, cuenta con un entusiasta grupo de amateurs y profesionales de la lírica, de entre los que sobresalen Inmaculada Salmoral e Hilario Abad, Suzuki y Sharpless, respectivamente en la representación. Ambos supieron poner énfasis en la parte dramática de sus personajes.

La representación, que contó con la ayuda de la Diputación de Cádiz, ojalá tenga continuidad y contribuya a seguir difundiendo este maravilloso género que es la ópera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios