Cultura

El empuje de los jóvenes

  • Una buena cantidad de espectáculos muestran una excelente generación en el baile

A lo largo de la Bienal que ha concluido, han sido muchos los momentos para la esperanza. Una serie de espectáculos nos muestran a jóvenes bailaores y bailaoras que ofrecen un horizonte de optimismo para este arte. La relación de ellos sería larga y su enumeración correría con el riesgo de olvidar a algunos de ellos. A pesar de ello, es de justicia destacar algunas de las obras y de los nombres que resulta imposible obviar.

Marco Vargas y Chloé Brulé con su nueva obra Ti-me-ta-ble, han confirmado la buena impresión que se tenía tras su anterior trabajo. Lo mismo ocurre con el grupo que constituyen Olga Pericet, Marco Flores, Manuel Liñán y Daniel Doña. Otro fue reunido en el espectáculo Tiempo pasado en el que se incluyó, entre otros, a la jerezana, de La Barca, Leonor Leal. En solitario se situarían los nombres de la bailaora Luisa Palicio o los de las gaditanas Rosario Toledo y Ana Salazar, que debutaron con obra propia y unas excelentes críticas. Y ya al final de la programación, la joven malagueña Rocío Molina ha confirmado una vez más las expectativas que se tienen depositadas en ella. Su obra Oro Viejo, preparada en el Centro Flamenco de la Merced durante los dos últimos meses, ha cosechado unos comentarios superlativos en algún caso. Y son merecidos. /F.L.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios