ciencias del bar Francisco Javier Gracia: "Decir que estamos en capilla de otro tsunami es sensacionalista"

  • El catedrático en Geodinámica de la UCA habla hoy en el Pay Pay de maremotos en la costa gaditana

Uno no es gaditano hasta que no sueña que llega una gran ola y se lo zampa. Esto es así. El peligro del que te advierte el subconsciente tiene nombre y apellidos:maremoto de 1755. Reconvertido a tsunami en el vocabulario, la crecida de aguas que se vivió en el siglo XVIII fue histórica en más de un sentido, pero es imposible saber si fue la de mayor envergadura experimentada en esta costa. “Ocurre que, desde Madrid, Carlos III mandó a Cádiz una comisión para analizar lo sucedido, y un informe (de muchísimas páginas y perfecta accesible) detalla todos los daños a edificios y construcciones”, explica Francisco Javier Gracia, catedrático Geodinámica Externa en la UCA. Gracia, que creó en 1993 el grupo de trabajo de Geomorfología Litoral de la universidad gaditana, hablará hoy, dentro del ciclo Ciencias del bar organizado por el ICMAN y el Pay Pay, de los Tsunamis en Cádiz. Los que hubo y los que habrá.

“Hubo un tsunami anterior, en el siglo IX: las referencias que tenemos de este son muy indirectas, pero se tiende a pensar que fue de la misma magnitud –explica el especialista–. Dependiendo de la fuente, sin embargo, parece que simplemente las aguas salieron de su cauce habitual: quizá pudo ser sólo un temporal muy grande o un huracán. Y luego hemos encontrado huellas de otros tsunamis en sedimentos, pero no tenemos más información”.

La línea de costa gaditana se ve afectada por el movimiento de varias fallas: “Así que, de vez en cuando, vienen tsunamis grandes, con algunos pequeños entremedio. Pero esos pequeños, no nos preocupan”, continúa Gracia, que asegura que decir que “estamos en capilla de otro maremoto forma parte del sensacionalismo”.

“Los pocos datos que hay al respecto dicen que los movimientos de las fallas tectónicas no tienen un comportamiento cíclico claro. Podemos haber estudiado el comportamiento de una de ellas, pero de otras no, y no sabemos cada cuánto tiempo se mueven –prosigue–. Lo mismo el siguiente tsunami es dentro de 300 años, o de 500, o de mil. O mañana, si responde al movimiento de una falla que no controlamos. Y todas las que afectan a la costa gaditana son de los mismos tamaños y dimensiones. Así que no nos atrevemos a decir nada, pero eso sí: cuanto más tiempo pase sin que haya, más cerca estamos del siguiente”.

Para Francisco Javier Gracia, no deja de ser extraño que no exista una “concienciación” respecto al riesgo de tsunami: “No estoy hablando de grandes estructuras –especifica–. En Japón, por ejemplo, no suelen tenerlas, pero sí existe una cultura de concienciación, educación y convivencia normal con el fenómeno. Hay vías de evacuación en todos los pueblos costeros: algo muy sencillo que no cuesta dinero”.

“Resultaría muy fácil tomar este tipo de medidas, recordar a niños y no tan niños qué tienen que hacer, sin estar todos los días atosigando. Y convivir con ello normalmente. Se ha llegado a decir que este tipo de prevención puede ahuyentar al turismo, pero se ha demostrado que es al contrario”, señala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios