Cultura

Las damas del teatro se dan cita este fin de semana en San Fernando

  • Vicky Peña y Ariadna Gil llegan esta noche al coliseo isleño con el clásico 'Un tranvía llamado deseo', mientras que Concha Velasco actuará mañana en el Real Teatro de las Cortes con 'La vida por delante'

Mujeres fuertes, con carácter, con mil y una caras. Mujeres de voces emocionantes, mujeres de planta y de plante. Mujeres que pisan la escena con tanta fuerza que sus huellas se hunden en el corazón de los aficionados. Mujeres de teatro. Concha Velasco, Ariadna Gil y Vicky Peña. Tres damas de la dramaturgia española que este fin de semana se dan cita en el Real Teatro de las Cortes de San Fernando en dos espectáculos que se celebran tanto hoy como mañana.

Un tranvía llamado deseo, la versión de Mario Gas del clásico de Tennesse Williams, será el transporte donde viajarán Gil y Peña, metidas en la piel de la apocada Stella y la incontenible Blanche Dubois. Un tranvía que arrancará a partir de las ocho y media de la tarde en el coliseo isleño. Mañana, sin embargo, será la veterana Concha Velasco quien entre en escena transmutada en la Madame Rosa de La vida por delante, una obra de Romain Gary dirigida por José María Pou.

La actriz vallisoletana (1939) se convierte en este montaje en una mujer que llega al final de su vida con la voluntad de seguir pero consciente de que la vida también tiene sus fronteras, sus paredes. Madame Rosa es una ex prostituta judía, superviviente de Auschwitz que acoge a hijos de compañeras en los suburbios de París. Su vida se cruzará con la de Momo, un adolescente árabe que viven en su pensión y al que recogió siendo un niño. Estos personajes son la excusa para reflexionar sobre temas como la vejez, la soledad o la eutanasia.

La crítica ha destacado el trabajo tanto de Pou como de la incombustible artista cuya carrera se despliega en numerosos éxitos en cine, televisión y teatro. Desde que debutara en el cine en 1954 con quince años en La reina mora hasta sus obras más recientes en teatro como Inés desabrochada o Filomena Marturano, Concha Velasco siempre ha sabido iluminar a su personajes con la chispa de una personalidad (y unos ojos) arrolladora.

Otras dos bellas mujeres de generaciones distintas pero con el mismo amor por las artes rivalizan hoy en el escenario de las Cortes. Ariadna, como Stella, todo un catalizador de emociones, y Vicky como Blanche, un desequilibrado torbellino de pasiones. Dos hermanas completamente distintas que tienen junto a ellas, al desatado Stanley Kowalski, interpretado por Roberto Álamo. El actor cierra este triángulo amoroso que se estrenó por primera vez en el Ethel Barrymore Theatre de Nueva York el 3 de diciembre de 1947 con Marlon Brando, Jessica Tandy y Kim Hunter, dirigidos por Elia Kazan, que también se encargaría de la versión cinematográfica de 1951 con Brando y Hunter repitiendo sus papeles, y Vivien Leigh en el lugar de Jessica Tandy.

Con el tranvía de Mario Gas Ariadna Gil (Barcelona, 1969) vuelve a las tablas tras más de diez años de ausencia en los que ha estado más volcada en proyectos cinematográficos. Así, las última veces que la vimos en teatro ha sido con los proyectos La Gavina y Salvats. Vicky Peña (Barcelona, 1954), por su parte, ha sido realmente la piedra angular sobre la que se ha asentado este montaje que la convierte en una perdedora frágil, fantasiosa, vulnerable.

El juego de damas está servido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios