Teatros de Cádiz

El complejo sistema para pagar en efectivo en el Falla

  • Pagar una localidad en metálico supone apartarla, abonar el importe en un cajero mediante una carta de pago, volver a la taquilla y recoger la entrada

Apertura de las taquillas del Teatro Falla para la nueva temporada que comenzó hace unos días. Apertura de las taquillas del Teatro Falla para la nueva temporada que comenzó hace unos días.

Apertura de las taquillas del Teatro Falla para la nueva temporada que comenzó hace unos días. / Lourdes de Vicente

Durante la presentación pública de la nueva programación de los Teatros de Cádiz para los últimos meses del año, una programación condicionada por las medidas de seguridad obligadas por la pandemia y por la significativa reducción de los aforos en las tres salas de la capital, la concejala de Cultura, Lola Cazalilla, anunció que de nuevo sería posible pagar en efectivo en las taquillas del Gran Teatro Falla, una posibilidad eliminada en julio del año pasado por una orden de la intervención municipal muy discutida por el equipo de gobierno de Adelante Cádiz. La concejala anunció como logro el regreso del pago en metálico en las taquillas, aunque no precisó que el sistema elegido para ello cuenta con algunos matices e inconvenientes.

Y es que el pago en metálico no es posible hacerlo directamente en las taquillas del teatro. Si el comprador opta por pagar en efectivo y no hacerlo con tarjeta, debe seleccionar primero en taquilla las localidades. El taquillero le entregará entonces una carta de pago con la que debe dirigirse a un cajero de Unicaja –el recomendado es el de la calle La Rosa– y, tras escanear el código de este documento, realizar el ingreso en efectivo a través del cajero. Tras ello, el comprador debe dirigirse de nuevo a la taquilla del teatro para entregar la carta de pago ya abonada y recoger las entradas.

Con estas palabras anunció Cazalilla la novedad de la modalidad de pago en metálico: “Con esta nueva empresa, con Bacantix, no solo se podrá comprar en internet y en taquilla, algo básico y esencial, sino que será posible pagar en efectivo, algo que, como sabéis, en la temporada anterior no lo era. Nosotros creemos que este punto es un derecho fundamental en relación al acceso a la cultura. No podemos tener un discurso de llevar la cultura a todos y a todas y que limitemos con el método de pago”.

A la concejala le faltó entonces explicar los detalles del pago en efectivo, un sistema ciertamente farragoso para algunos sectores de la sociedad, personas mayores por ejemplo que no disponen de tarjeta de crédito pero que, también, no se manejan con soltura delante de un cajero automático.

De hecho, cuando en julio de 2019 se estableció por orden del interventor el pago con tarjeta como única modalidad posible para comprar las entradas, fue la propia Lola Cazalilla quien ejerció de portavoz del gobierno municipal para lamentar la medida, conocida entonces por una información de este periódico: “Pese a que este tipo de pago único es una práctica extendida mundialmente y promueve la transparencia, entendemos que, en el contexto local, este método de pago es una acción que puede perjudicar a muchos ciudadanos y ciudadanas de distintas generaciones y de distintas posibilidades económicas y que no atiende a realidades sociales que debemos tener en cuenta y priorizar”.

Ya entonces, Cazalilla se comprometió a que se pudiera pagar de nuevo en efectivo en la taquilla del Falla, lo que ahora es posible pero con un procedimiento aún no accesible para muchas personas y que, además, puede suponer guardar tres veces una cola: dos en las taquillas y una en el cajero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios