Cultura

Una comedia ligera

Ficha artística y técnica: Trasgo Producciones. Obra: Fuga. Autor: Jordi Galcerán. Dirección: Tamzin Townsend. Reparto: Amparo Larrañaga, José Luis Gil, Kira Miró, Mauro Muñiz-Arquiza y Francesc Albiol. Escenografía: Ricardo Sánchez. Iluminación: Felipe Ramos. Espacio sonoro: Isabel Montero. Vestuario: Paco Casado y José Juan Rodríguez. Día: Viernes 12 de agosto. Duración: 1h. 30 minutos sin descanso. Lugar: Patio porticado de San Luís Gonzaga. Aforo: Lleno.

Una comedia es una obra que presenta una mayoría de escenas y situaciones humorísticas o festivas. Las comedias buscan entretener al público y generar risas, con finales que suelen ser felices. Ni más ni menos.

Sobre el papel, una ficción del autor del archireconocido método Grönholm con el célebre señor Cuesta (José Luis Gil) y una de las continuadoras de la estirpe Larrañaga (Amparo) como cabeceras de cartel, atrae de entrada al espectador desenfadado. Si además introducimos en este cóctel artístico a Tamzin Townsend, directora de moda dentro del panorama teatral español, parece que la cosa en principio puede pintar muy bien.

Cuando el público ríe los comediantes respiran tranquilos, el último fin y principio de su razón de ser encima de un escenario se ve cumplido. Con esa vara de medir, Fuga progresa adecuadamente y logra el preciado premio de la risa por la risa.

Tratar con humor el presunto suicidio de un ministro de Industria dimisionario porque ha sido pillado en un acto casi institucionalizado dentro de la clase política de todos los tiempos: la corrupción, da el suficiente juego escénico para entretener durante hora y media sin que se te levante nadie de la butaca.

Galcerán utiliza con maestría los resortes necesarios del género cómico que, junto con la dirección de actores de Tamzim exprimiendo al máximo las sinergias positivas del elenco puesto a su disposición, consiguen sin dificultad aparente la atención y complicidad de los asistentes a la representación.

Los equívocos y trucos de payasos mantienen viva la previsible trama en donde el primo resulta que no lo es tanto, la prostituta no ha visto nunca una esquina, el gorila se queda en mono, el paralítico corre que se las pela y la empleada de la Compañía del Gas consigue al final el premio gordo de la lotería.

La puesta en escena sencilla y funcional, y la colaboración de Yllana en una inconfundible coreografía que nos permite por momentos la hilaridad, hacen que el ritmo no se ralentice ni siquiera en los entreactos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios