María Dueñas

El 'clic' del mecano María Dueñas

  • La autora del millonario best seller El tiempo entre costuras abre la II Semana de las Letras de Cajasol desentrañando el mecanismo de su último libro, Las hijas del capitán

María Dueñas, durante su charla en la Casa Pemán María Dueñas, durante su charla en la Casa Pemán

María Dueñas, durante su charla en la Casa Pemán / Julio González

A María Dueñas (Puertollano, 1964) el éxito le llegó con con 45 años cuando convirtió en un éxito gigantesco El tiempo entre costuras. Para esta doctora en Filología inglesa, dedicada durante dos décadas a la docencia en la Universidad, pasar del anonimato a ser un fenómeno editorial tiene algo de cuento de princesas literarias.

Ha estado en Cádiz para hablar de novela histórica dentro de la II Semana de las Letras que organizan la Fundación Cajasol y la Fundación Lara y, como se suponía llenó el auditorio de la Casa Pemán, en una amplia mayoría público femenino. Estamos hablando de una máquina de vender libros. Y de firmarlos. Su última novela, Las hijas del capitán, va ya por su séptima edición y su tarea en Cádiz consistía en desentrañar la obra en la que “más riesgos literarios ha corrido”, en palabras de su presentadora, la periodista Lalia González Santiago. Fue más allá incluso: “Para los lectores de María Dueñas esta obra es como un árbol de Navidad”.

Y Dueñas lo aceptó. “Es sin duda mi novela más coral. Para empezar es un protagonismo multiplicado por tres. Cada una de las tres hermanas es protagonista, ninguna es secundaria, ninguna se come a la otra. Además, aparecen multitud de personajes con sus correspondientes subtramas. Es mucho trabajo, muchas horas pensando cómo hacer que todo funcione, pero cuando cada pieza hace clic y encaja es como cuando montas un mecano que te hace sentir una enorme satisfacción”.

Este gigantesco mecano de más de 600 páginas tiene como materia prima una historia conocida: cuatro millones de españoles emigraron en las dos primeras décadas del siglo XX. De esos cuatro millones, una buena parte atravesó el charco y cuando quisieron volver se cruzó en sus vidas una fatalidad, la guerra civil... y murieron allí donde emigraron.

Esta es la historia conocida, pero en sus subhistorias hay otras que no lo son tanto. Es el caso de los españoles que emigraron a Nueva York. Nueva York tiene barrios latinos, irlandeses, coreanos, japoneses. Pero no hay propiamente un barrio español. “Pero sí lo había, la historia que yo cuento es la de tres hermanas malagueñas que acompañan a sus padres en una aventura transoceánica para montar una casa de comidas en la calle 14, que es donde se asentaron la mayor parte de los españoles conservando sus costumbres, sus comidas, su música. Es donde su padre, un marino mercante, quiere al fin poner el huevo. Pero nada más llegar, el padre muere”.

Siendo el protagonismo absolutamente femenino en esa inmensa ciudad que está viviendo la depresión que siguió al crack del 29, Dueñas advierte que “no he pretendido levantar ninguna bandera feminista, ni mi novela es un alegato del feminismo ni de nada, pero es indudable que la lucha por la supervivencia de estas tres malagueñas monas, pobres, solas y vulnerables nos abre los ojos sobre lo que supuso la dureza de esa emigración y más para las mujeres. Tuvieron que sacar uñas y dientes para no ser sepultadas por Nueva York. También para observar que si miramos hacia atrás, aunque haya mucho que hacer, hemos avanzado de una manera colosal en un siglo”.

Y entre medias, ese universo tan de María Dueñas en el que personajes reales como Xavier Cugat, Rita Hayworth o el príncipe Alfonso se cruzan en la trama. Puro gozo para sus cientos de miles de fans.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios