Cultura

La cita con el latir del mundo continúa hoy en Chiclana

  • La XII edición del FIMEC ofrece esta noche su primera tanda de conciertos, con Bino Barrios y Kilema

Aunque, según indican las estadísticas, la producción cultural supone el 5% del PIB -idéntica cantidad a la que proporcionan sectores como la ganadería o la pesca-, la cultura es siempre el campo en el que se dan los primeros recortes presupuestarios. Este dato lo esgrimen desde la organización del Festival Internacional de Música Étnica de Chiclana como toque de atención en un año en el que el encuentro ha estado a punto de no celebrarse.

La XII edición del FIMEC -que comenzó ayer en Chiclana y ofrece esta noche su primera tanda de conciertos- ha podido al fin celebrarse gracias a la colaboración de los grupos y compañías implicados, que accedieron a acudir a la cita "reduciendo su caché y viniendo prácticamente a gastos cubiertos", comenta uno de los responsable del evento, Javier Hidalgo. Una lista de nombres que incluye a Bino Barros, Kilema o Avenida Brasil y que forman parte del núcleo que los organizadores llaman "los amigos del FIMEC". "Vienen a tocar algunos grupos que han estado antes en el Festival y otros que se han enterado de lo que ocurría y se han ofrecido -explica Hidalgo-. De hecho, hay algunos que querían venir y se han quedado fuera. Para nosotros, esto ha sido algo muy satisfactorio, ya que supone una reivindicación del Festival y de la cultura en general. La de estos últimos meses ha sido una situación mezcla de desesperación y alegría". Javier Hidalgo destaca también, en esta ocasión, los acuerdos con distintas instituciones, la colaboración del Ayuntamiento de Chiclana, con la Diputación Provincial o, incluso, con la Casa Árabe e Instituto Internacional de Estudios Árabes -que se compromete a participar también en años venideros-. "Con la cuestión de la crisis -apunta el responsable-, se ha vuelto al tema del trueque, y no son tanto aportaciones económicas como de infraestructura y proyecto".

Así las cosas, es meritorio que las actividades paralelas del Festival se sigan celebrando, aun con recortes. Así, el FIMEC mantiene íntegros los talleres -de yoga, de risoterapia, de danza del vientre, de percusión étnica-, además de los servicios de guardería y mercado de productos artesanales y biológicos. La cita cuenta también con una exposición (A Different Look, del fotógrafo gaditano Oscar Cádernas) y con la visita de dos compañías circenses, Varuma Teatro y Ale Risorio. El ciclo de cine, sin embargo, se ha reducido a la proyección de una sola película -Expulsados, 1609. La tragedia de los moriscos, que pudo verse anoche en el Teatro Moderno-. "Como en todo, lo que hemos pretendido -comenta Javier Alcina- es que la calidad se mantenga aunque la programación se reduzca".

Esta noche, el programa del FIMEC incluye los ritmos de Hayahuasca, Bino Barros, Kilema y Chico Trujillo en el centro Las Albinas, mientras que mañana será el turno de Zani & Tribu Novo, Prince Tabaté, Nino Galissa y Avenida Brasil, en el mismo lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios