Cultura

El cine comprometido entra en la Berlinale de la mano de Whitaker

  • El actor se pone en la piel de un ex presidario en 'La voie de l´ennemi', de Rachid Bouchareb

El cine comprometido irrumpió ayer en la Berlinale con Forest Whitaker en la piel de un preso en libertad condicional converso al islam en el árido Nuevo México, compartiendo jornada con dos duros filmes sobre el conflicto norirlandés y la Alemania de la precariedad social: todas ellas, películas que tenían como común denominador el perfil de seres acosados.

Así, La voie de l'ennemi, de Rachid Bouchareb -una revisión Two Men in Town (1973)- coloca a un contenido Whitaker contra las cuerdas, recién salido de prisión tras 18 años entre rejas por el asesinato de un policía y tráfico de drogas. "No trato únicamente de trasladar la problemática de la islamofobia a Nuevo México. Ese es solo un aspecto del perfil aparentemente contradictorio del negro americano que quiere reconstruir su vida", apuntó Bouchareb tras el pase del filme. Un personaje que resulta, según apuntaría el propio Whitaker, "la expresión de muchos acosos a la vez".

El gigante Whitaker impactó en una jornada en que se presentó el primer filme alemán a concurso, Jack, de Edward Berger: una película apuntalada en un niño (Yvo Pietzcker) que protege a su hermano y cuida de una madre postadolescente sin oficio conocido.

La tercera película a competición, 71, trasladó la Berlinale al conflicto norirlandés con la historia de un soldado británico que, en la confusión de los disturbios, cae en territorio de nadie: la línea divisoria de un barrio a merced de paramilitares, protestantes y católicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios