Cultura

La capilla de Hospital de Mujeres tiene aún varias actuaciones pendientes

  • El cuadro de El Greco será protegido con un cristal especial y el de la Dolorosa será intervenido de nuevo · También se van a retirar de sus actuales ubicaciones elementos que están deslocalizados allí

La profunda intervención a la que ha sido sometida la capilla de Hospital de Mujeres no ha concluido con la reinauguración del pasado lunes. Es más, una vez recuperados los retablos, imágenes, pinturas,... de una de las joyas del barroco gaditano, el gerente de Patrimonio del Obispado de Cádiz, José Carlos García Solano, ha anunciado un nuevo paquete de actuaciones que vendrán a completar la recuperación y puesta en valor del templo.

Una de las más destacadas será la que afecte al cuadro de La estigmatización de San Francisco, de El Greco, sin duda uno de los elementos más buscados por la mayoría de visitantes que entra en la capilla. La intervención en el retablo que preside la pintura ya estaba prevista, pero no ha podido acometerse antes del pasado día 13. A fin de proteger la obra y de que pueda ser observada sin obstáculos de visión, se le va a colocar delante un cristal blindado, que por sus características especiales ha tenido que ser encargado a Alemania; ahora se está a la espera de que llegue para proceder a su montaje. Pero la instalación de este cristal requiere el desmontaje del cuadro, lo que complica la actuación en el retablo y hace necesaria la participación de especialistas, a fin de preservar el conjunto.

Otra importante actuación que se va a acometer una vez reabierta la capilla afectará al cuadro de la Dolorosa, obra de Domingo Martínez y posiblemente la mejor pintura de las que se ubican en el templo. En la restauración integral que ha financiado la entidad bancaria BBVA se ha incluido esta obra pictórica. No obstante, el cuadro va a ser restaurado nuevamente y a un nivel de actuación más profundo que la anterior; para ello será desmontado del retablo e intervenido para recuperarlo totalmente.

Al parecer, durante la intervención en el templo el cuadro se ha restaurado sin moverlo de su sitio. A eso se le añade que justo delante tiene un sagrario que cubre la parte baja de la pintura, que no ha sido tratada. Ahora, van a retirar ese sagrario y desmontar el cuadro, lo que va a permitir una mejor restauración de esta obra de Domingo Martínez.

Precisamente, el sagrario que cubre el cuadro será también desmontado y eliminado de su actual ubicación. Entre otras cosas, porque se trata de un elemento del neoclásico que queda deslocalizado en un conjunto barroco que el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, Enrique Valdivieso, definió el lunes como "único, irrepetible y de mayor originalidad y belleza de toda Andalucía".

La ubicación actual dentro de la capilla tampoco es la acertada en el caso del busto de un Ecce-Homo, situado a un lado del altar mayor, que tapa la obra Expulsión de los mercaderes del templo, también de Domingo Martínez y que forma parte de una trilogía sobre la vida de Cristo que se ubican en la capilla del Carmen.

Una última intervención que anuncia José Carlos García Solano para próximas fechas es la colocación de unos filtros especiales en las ventanas de la fachada, de forma que no dejen pasar con tanta fuerza los rayos del sol y entorpezcan la visión de algunas pinturas, que además puede dañar. En esta ocasión, los filtros han sido encargados a Holanda, y al igual que con el cristal blindado, se está a la espera de su llegada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios